Aprende a dar a otros

Y por eso nos reunimos aquí: para establecer una sociedad en la que cada uno siga el espíritu de otorgar al Creador (Rabash, Propósito de la sociedad-1).

Nuestra tarea y meta más importante es otorgar al Creador.Al Creador lo percibimos solo como una fuerza común, una propiedad, un espíritu que llena todo el espacio entre nosotros. El Creador es llamado, un lugar. Es el lugar entre nosotros.

La relación del hombre con el Creador es la relación del hombre con un lugar. Por eso, lo más importante es cuidar el lugar entre nosotros, es decir, nuestras relaciones, lo que puede manifestarse entre nosotros.

Y para lograr otorgar al Creador, debemos empezar otorgando al hombre, eso se llama “amor por los demás”. ¿Por qué? Porque no hay un Creador como tal. Creamos esta cualidad a partir de nuestras relaciones y la calidad de estas relaciones, determina el Creador que creamos.

Se dice “Tú me creaste” y “Tú me creas”, pero no es el Creador quien crea al hombre, es el hombre el que, con su esfuerzo, al recibir instrucción, crea al Creador.

Así como en nuestro mundo nos equipamos y construimos todo lo que nos rodea, así debemos ajustarnos, conectarnos y organizar conexiones para que el Creador se revele en ellas.

Aquí ya empezamos a trabajar junto con la fuerza superior, que está totalmente oculta y no puede manifestarse de ningún modo, excepto en la medida de la similitud de las cualidades. Depende de la forma en que nos relacionemos con Él, podemos revelarlo. Por eso, nuestra relación principal con el Creador se llama, cualidad de otorgamiento.

Pero como el Creador está oculto y es imposible que lo toquemos, ¿cómo podemos revelarlo, acercarnos a Él y hacerlo todo gradualmente, paso a paso, necesitamos tener algo en las manos?. Para eso, el Creador creó la conexión entre nosotros los egoístas y a partir de ella, debemos entender nuestros estados, dónde estamos, es decir, sentir que nuestra conexión es fundamental, es la base desde la cual podemos entendernos a nosotros mismos y a nuestro mundo.

Si cambiamos nuestras relaciones, comenzaremos a sentir que abrimos, cada vez más, este espacio. No construiremos un mundo material e imaginario, sino un mundo que sea el resultado de nuestra conexión. En este acercamiento gradual, paso a paso revelaremos el poder de la conexión, la cualidad de la conexión y sus manifestaciones especiales, que se llaman Creador.

Inicialmente, esta fuerza, estas cualidades, nos crearon para ser opuestos a nosotros mismos en el nivel mínimo. Si avanzamos hacia la revelación de esta cualidad, nos sentiremos en dos estados opuestos: no sabemos nada, no entendemos nada, no queremos estar en conexión con otros y nos oponemos a la conexión, es decir, somos opuestos al Creador, al mismo tiempo, podamos acercarnos y conectarnos.
[292080]
Del Congreso Internacional de Cabalá “Nos elevamos por encima de nosotros mismos” 6/ene/22 “Nos acercarnos al Creador en nuestra red de conexiones”, lección 1

Material relacionado:
¿Cómo puedo aprender a dar sin esperar nada a cambio?” (Quora)
Aprender a caminar en el Mundo Espiritual
La manera correcta de lidiar con la ira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.