Antigua Babilonia

Sobre Adam HaRishon y Abraham

Zóhar. Las correcciones fundamentales.

Adam fue el primero que descubrió el orden que han de seguir las acciones para alcanzar el éxito espiritual. Esta sabiduría fue transmitida, a continuación, a sus alumnos de boca a boca. Y cada uno puede complementar al amigo (Baal HaSulam, artículo La esencia de la sabiduría de la Cabalá).

Uno: El Creador es Único e incluye en sí la realidad de todos los tiempos. Todo procede de Él. Es perfecto, a pesar de la observada imperfección de la creación. A esta investigación, los cabalistas la llaman “Uno”.

El inicio de esta investigación lo realizó Abraham. Él llegó a la conclusión (en El libro de la Creación) de que no existen dos poderes, el poder del bien y el poder del mal. Todo se gobierna, solamente, por el bien. (Baal HaSulam, El carácter general de la ciencia de la Cabalá).

El libro del Zóhar. La introducción (abreviado):

Abraham es la raíz de la misericordia en las almas. De esta forma se corrigió el alma común (Shejina), haciéndola apta para el llenado por la Luz de la misericordia.

Pero en el caso de que la Luz de la misericordia (Jasadim) se hubiera quedado en las almas de los alumnos de Abraham (“el pueblo de Israel”, el grupo creado por Abraham), éstos no habrían podido realizar su deseo de recibir (deleitarse).

Por eso, con la corrección de la misericordia, no está terminado todavía el Pensamiento de la Creación, porque lo más importante en el Pensamiento del Creador fue deleitar a las creaciones precisamente por la recepción de Él.

Ante el último descubrimiento

laitman_2008-08-21_0594_wp[1]El pueblo de Israel empezó desde Babilonia, donde Abraham descubrió la Fuerza Superior de la Naturaleza y empezó a difundir este conocimiento sobre el Creador,  la meta de la creación, el propósito del hombre y la sociedad.

Todo para que nos elevemos por encima de nuestro mundo y no seamos semejantes a todos los animales que viven y mueren.

Él supo cómo elevarse por encima de esta vida y  las reencarnaciones del cuerpo animal que es mortal, alcanzando la dimensión superior, la dimensión espiritual que se encuentra por encima de toda esta vida animal.

Abraham empezó a difundir este conocimiento entre todos los habitantes de Babilonia, reuniendo alrededor suyo miles de personas. Todos ellos se llamaban la casa de Abraham, el grupo que él reunió.

Este grupo ha recorrido un largo camino y creció hasta tal punto que empezó a llamarse el pueblo de Israel. No es un pueblo corriente como todos los pueblos del mundo que se reunieron de una manera natural.

Al “pueblo de Israel” puede unirse cualquiera que tiene la intención de dirigirse hacia la unión, para descubrir al Creador (la fuerza del otorgamiento y del amor) en ella.

Por eso este grupo (o el pueblo) puede encontrarse en dos estados: el exilio —cuando quieren unirse pero todavía no lo han conseguido— y la liberación —cuando alcanzan la unión (como un solo hombre con un solo corazón en la garantía mutuaArvut”)— y descubren al Creador en sí mismos (Bore de las palabras Bo-ven y Re-ve). Y a continuación suben por la escalera para la unión mayor y el conocimiento del otorgamiento hasta la corrección total del Ego por el amor al prójimo: el estado de la fusión (Dvekut).

Al final, toda la humanidad también tiene que unirse a este grupo, y junto con ellos unirse al Creador.

¡Hasta el día de hoy hemos pasado ya por cuatro exilios y tres liberaciones, y estamos ante la última liberación, o sea, el último, el definitivo y completo descubrimiento del Creador a todos y cada uno!

(Extracto de la lección según el artículo Exilio y Redención de Baal HaSulam, correspondiente al 11 de abril 2010).

Material Relacionado:

Sobre la herencia de la tierra de israel: el deseo de lo espiritual

Israel en el alma

Egoísmo y su corrección

Todo es relativo, incluso el exilio y la liberación

laitman_2009-11-19_9477[1]El exilio y la liberación son cosas relativas: todo depende de dónde  procedes y dónde caíste.

Pare sentir que estoy en el exilio, hay que sentir lo espiritual y que estoy apartado de él.

¿Y si uno no siente de qué está apartado, entonces no se denomina el exilio, porque de dónde está expulsado?

El exilio de Babilonia fue más elevado por su altura espiritual que el estado de salida de Egipto. Pero, se denomina el exilio porque provocaba un sufrimiento grave.

¿Cuándo el ser humano siente lástima por su caída de lo espiritual? Precisamente cuando está en lo espiritual. ¿De otro modo, cómo puede valorarlo?

¿Cuándo una persona puede sentir lástima que descendió del estado donde estuvo el amor, el otorgamiento, la conexión, la corrección, la semejanza al Creador en amor al prójimo, y decir que se encontró en el exilio?

Cuando tiene todas estas cualidades, entonces ve que todo esto no es suficiente, ellas no le satisfacen.

¡La sensación del exilio es un estado muy elevado, es el sufrimiento por la ausencia en ti de las cualidades de otorgamiento y amor al prójimo!

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 11 de abril 2010).

Material Relacionado:

El hambre espiritual

La metodología del nacimiento espiritual

Los orígenes de la festividad de Pesaj

laitman_2008-08-21_0594_wp[1]Hoy empiezan siete días especiales de la festividad de Pesaj.

Durante todos estos días, debemos tener una intención correcta y constante porque es un tiempo especial.

No celebramos tradiciones ni ceremonias religiosas. Estamos muy lejos de las acciones que la gente hace porque está educada de este modo desde la infancia o está dirigida por los objetivos egoístas de recibir recompensa en este mundo o en el mundo por venir.

Los que estudian la Cabalá desean ante todo revelar el Mundo Superior y las acciones espirituales. Sólo después, viendo sus efectos y sus raíces, están dispuestos a respetar y observar las tradiciones con la misma intención, como las mismas acciones espirituales.

Abraham y sus discípulos fueron los primeros que percibieron la conexión de las ramas y las raíces. Antes Abraham hacia ídolos y era un sacerdote en Antigua Babilonia.

Pero al revelar lo espiritual y su consecuencia en lo material, al descubrir que desde el mundo espiritual a nuestro mundo descienden las fuerzas que ponen en marcha este mundo, él creó el lenguaje de las ramas, que es  una descripción del Mundo Superior, de las raíces, con ayuda de las palabras de nuestro mundo, las ramas.

Entonces él reveló toda la realidad —material y espiritual— como un todo único. Por eso, sus acciones espirituales y terrenales se unieron juntas. Y de este modo enseñaba a sus discípulos.

Sobre esto está escrito que los patriarcas (los primeros cabalistas) cumplían toda la Torá antes de su recepción en el monte Sinaí.

Porque la revelaron de su percepción del mundo espiritual, de las acciones espirituales. Según esto, ellos cumplían las mismas acciones también en nuestro mundo, percibiendo toda la realidad como un todo único.

(Extracto de la preparación a la lección según el libro Shamati, correspondiente al 29 de marzo 2010).

Material Relacionado:

La poción de la muerte o el elixir de la vida

Las cuatro direcciones del mundo

Pesaj – universal y final

Los cambios internos determinan los externos

laitman_2010-03-12_9584Pregunta: ¿Es posible construir una sociedad basada en las leyes cabalísticas antes de recibir una revelación espiritual?

Respuesta: ¡No! Estas dos condiciones son inseparables. Deseamos construir una sociedad donde gobierne la fuerza del amor.

Queremos revelar el Creador en nuestra unión. Él llenará todo el espacio entre nosotros y nos mantendrá en amor y unión. ¿Podrá ocurrir esto a nivel nacional? Todas las naciones son una nación, como fue antes de la dispersión en Babilonia.

¿Puede ocurrir esto en un estado? Todo el mundo es un estado. No debemos limitarnos con ningún marco. Sólo necesitamos preocuparnos sobre lo interno y, desde aquí, pasar a lo externo.

Nuestra unión debe realizarse gracias a la Fuerza Superior, y no porque queramos hacernos “buenos” y unirnos por nuestra cuenta. La Fuerza Superior, que nos unirá, también determinará nuestra forma.

No debemos diseñarla artificialmente. A medida que todo vaya revelándose ante nosotros, avanzaremos. ¡La Luz va a construir todo para nosotros y nos obligará a hacer todo!

(Extracto de la lección sobre el periódico La Nación de Baal HaSulam, correspondiente al 18 de marzo 2010)

El retorno de la antigua Babilonia

laitman_2009-05-28_0097_wPregunta: ¿Dónde está la diferencia entre tales estados como “siete años de abundancia” y “siete años de hambre” y cómo se manifiestan con relación a cada persona en el mundo?

Respuesta: “Siete años de abundancia” (“siete años buenos”) es el tiempo, cuando la humanidad deseaba lograr la prosperidad.

Deseábamos lograr una buena vida por cuenta de las revoluciones tecnológicas, científicas, sociales, y políticas. Hace unos pocos años, los americanos proclamaban que ellos son los más prósperos, que toda su sociedad es una sociedad de los consumidores y, en cuanto más consume la gente, tanto mejor.

De repente, se descubre que con todo esto nos destruimos a nosotros mismos y aniquilamos nuestro planeta. Que no podemos seguir adelante, que hay límite para todo.

Cuando era niño me decían que cuando creciera, trabajaría en lugar de 8 horas diarias sólo 4 y el resto del tiempo lo dedicaría a mi desarrollo cultural, que cada año tendría 2 meses de vacaciones, y que los niños serían bien educados y tendrían un nivel cultural muy alto.

Pero, en lugar de esto, la gente trabaja 12 horas diarias y apenas tiene unas vacaciones. La educación y la cultura están en crisis profundas. Las familias se destruyen, la mayoría de la humanidad sufre depresiones y está desesperada, necesitan usar antidepresivos y narcóticos.

Hemos llegado al estado cuando los “siete años de abundancia” terminaron y han llegado los “siete años de hambre” (“siete años malos”). Todo esto me lleva a la decisión que no quiero vivir así. ¿Y qué hacer? Delante de la misma decisión estaba la gente en la antigua Babilonia, cuando explotó el egoísmo.

En estos tiempos, Abraham decía la verdad: “Existen dos salidas. ¿Quieren disiparse en el mundo? Pero el objetivo de la creación es llevarnos a la semejanza con el Creador.

No se escapen de su misión. Volverán a ella bajo la fuerza dentro de cuatro mil años y medio”. Él estaba hablando sobre nuestro tiempo.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 05 de marzo 2010)

El Camino Que Construimos

laitman_2008-08-21_0594_wpPregunta: ¿Cómo difundir de la manera más rápida y efectiva la Cabalá en el mundo?

Respuesta: Se requiere de un conjunto de medidas, ya que nos elevamos por escalones que nadie ha pasado. Hasta ahora los cabalistas avanzaban por un camino personal y así enseñaban a sus alumnos. Es una cadena que se extiende desde Adán.

Abraham fundó la metodología y el grupo, que posteriormente se convirtió en el pueblo de Israel.

 Más tarde, este grupo cayó desde un escalón espiritual. A lo largo de los últimos dos milenios, los cabalistas de nuevo transmitieron los conocimientos de uno a otro. Sin embargo, vivimos en una nueva época en la que miles y millones en todo el mundo se despiertan a la elevación espiritual y van junto con nosotros. La enseñanza de uno a otro quedó en el pasado. Hoy volvemos a la situación de Abraham, quien quería ofrecer la corrección a todos los babilonios. ¿Cómo realizar la difusión bajo nuevas condiciones? Puedo decir sólo lo que pienso y siento. Hasta que no reunamos la experiencia, no vamos a conocer. Incluso el rabí Shimón no podría aconsejar nada en esta situación, porque los nuevos estados del desarrollo no son conocidos.

En su tiempo, Baal HaSulam esperaba que la situación cambiara a través de un diario, pero lo cerraron inmediatamente. Él publicaba libros y sus alumnos pensaban que esto causaría una revolución espiritual, que las personas verían, al fin, que se encuentran en la oscuridad. Pero el mundo continuaba viviendo de la misma manera. Por eso, probamos diferentes métodos y revelamos los más eficaces de ellos. Pero está claro que la difusión debe ser la más amplia posible, en todos los idiomas, para todo el mundo, para cada persona.

Abraham quería abarcar la Babilonia Antigua. Hoy todo el mundo se convirtió en Babilonia.

Material Relacionado:

Un tsunami misericordioso que envía el creador

La época de la liberación

El asistente del creador

La herencia de Babilonia

laitman_2009-10_usa_0310_w[1]Pregunta: ¿Es posible esperar un futuro mejor cuando aún tenemos el sabor amargo de la crisis en la boca?

Respuesta: En efecto, nos encontramos en una situación que no terminará por sí misma. Ha comenzado el proceso que debe llevarnos a la corrección.

A pesar de todos nuestros intentos por ignorar lo evidente, gradualmente se nos muestra que existe algo en nuestra sociedad que es necesario corregir. La presión de la crisis nos está obligando a encarar su causa y el origen del verdadero problema.  Esta crisis tiene múltiples facetas y ha afectado a la familia, la educación, la economía, la sociedad y al individuo. Por lo tanto, la solución debe ser colectiva en lugar de arreglos localizados en esferas separadas.

En realidad existe una sola pregunta que enfrentamos hoy: ¿cuál es el objetivo de la Naturaleza en nuestra creación? O sea ¿cuál es el sentido de la vida?

Si descubrimos el propósito de nuestra existencia, podremos comprender hacia dónde nos llevan los procesos que se desenvuelven en la corriente del tiempo. Hoy estamos siendo despertados y nos planteamos esta pregunta cuando consideramos nuestra vida a través del prisma de la crisis. Entre más rápido respondamos a esta pregunta, más rápido nos elevaremos sobre nuestro estado actual. Cualquiera que tenga esperanzas en que a la larga todo volverá a la vida de antes se equivoca. Si la crisis retrocede temporalmente es tan sólo para regresar con mayor fuerza.

La Luz nos rompió en muchas partes y por lo tanto sólo Ella puede corregir el rompimiento. Sólo tenemos que quererlo, sentir la necesidad de la reunificación.

La misma situación se presentó por primera vez en la Babilonia antigua. En ese entonces, sólo una parte de los babilonios, que posteriormente se convirtió en el pueblo de Israel, comprendió que era necesario unirse y por algún tiempo logró hacerlo.

Hoy toda la humanidad debe comprender que se encuentra nuevamente en Babilonia. Excepto que ahora no hay literalmente a donde escapar unos de otros. Quisimos construir una torre hasta los cielos y fracasamos. Es el indicio de la crisis que nos muestra que lo único que nos falta es tomar consciencia que existe una Fuerza Superior que puede unirnos.

En la antigua Babilonia, Abraham llamaba a la unidad, sin embargo, las personas decidieron dispersarse. Hoy la dispersión puede tomar la forma de proteccionismo o aislacionismo tanto a nivel nacional como individual. Si seguimos ese camino, pasaremos por mayores sufrimientos hasta que nos demos cuenta que no es la respuesta.

Con otros intentos fracasados para resolver el problema de manera independiente, la humanidad lo comprenderá, gracias a la difusión de la ciencia de la Cabalá.

(Extracto de la preparación para la lección, correspondiente al 18 de diciembre 2009.)

Material Relacionado:

Y construyeron una torre con la cúspide en los cielos

Un fenómeno de conexión en el siglo 21

Todas las religiones son un reflejo de nuestra desunión

laitman_2008-08-21_0594_wp[1]Todas las creencias que van más allá de los límites de las más primitivas creencias sobre las fuerzas de la naturaleza, llegan hasta nosotros por la ciencia de la Cabalá, la cual se originó en la revelación de la Fuerza Superior a Abraham, quien reconoció la relación entre el Creador y todos los niveles del deseo.

En el nivel más bajo del deseo, esta relación se revela como “los regalos”, repartidos por Abraham a los hijos de sus concubinas, a quienes después envió al Oriente. Este es el origen de las religiones orientales, que se encuentran muy cercanas a la naturaleza y al cuerpo del hombre.

En el más alto, más egoísta, el cuarto nivel del deseo, opera una metodología diferente  que Abraham enseñaba a sus estudiantes, quienes después se convirtieron en el pueblo de Israel (Isra-el, que significa, “directo al Creador”). Cuando sus discípulos (la nación de Israel) cayeron del nivel espiritual de otorgamiento y amor por el prójimo, al egoísmo y el odio mutuo (conocido como la destrucción del Segundo Templo), entonces en sustitución de la Cabalá, o “la vida con el Creador”, la gente se adhirió al judaísmo que es “la vida sin la sensación del Creador”.

Cuando el deseo de la gente se corrigió y se usó para el otorgamiento y el amor, ellos sintieron al Creador y la Vida Superior dentro del deseo. Pero cuando el mismo deseo cayó del otorgamiento a la recepción, en la intención egoísta de “para mi mismo”, la gente empezó a sentir solamente este mundo. Fue entonces cuando la Cabalá (la sensación, el alcance y la revelación) fue sustituida por la religión (la fe, el misticismo, la tradición).

Por lo tanto, la religión del judaísmo es la huella de la ciencia de la Cabalá y el deseo de otorgamiento en el deseo roto de recibir (la cuarta capa del deseo). Las chispas del rompimiento cayeron en las otras capas del deseo, y es así como se formaron la tercera capa, el Cristianismo y la segunda, el Islam. Estas religiones fueron creadas conforme a  la interpretación de la gente respecto a la huella de la Cabalá dentro de su deseo egoísta. También queda claro que según el plan del Creador, la humanidad debe pasar por estas etapas de su desarrollo egoísta, para comprender su oposición al Creador, por el principio, “El valor de la luz proviene de la existencia de las tinieblas”.

Todas las religiones, creencias y credos (hasta 3800 en todo el mundo) provienen de las diferentes maneras de imaginar al Creador en el deseo egoísta, en todas sus variaciones.

Y por eso existen en el mundo tal cantidad de propuestas religiosas y ninguna de ellas entiende a la otra. Se debe a que todas se derivan de la división de la Cabalá en diversas religiones, el cambio de la sensación de unidad a la sensación de desunión.

En el pasado, el rompimiento del Nivel Superior, (la caída del Segundo Templo) originó  las relaciones egoístas en la sociedad, una actitud egoísta del deseo común hacia el Creador, que causó el surgimiento de todas las religiones y creencias. Sin embargo, si nosotros, quienes tenemos el punto en el corazón corregimos ahora la conexión entre nosotros a un nivel más elevado, entonces podremos corregir a las religiones y a los credos. Todo se volverá parte de la unidad con el Creador.

(Extracto de la lección sobre la Carta de Baal HaSulam, correspondiente al 23 de noviembre 2009)

Material Relacionado:

El significado de los regalos de abraham a los hijos de las concubinas

El origen y propósito de las enseñanzas orientales

 Las enseñanzas orientales no tienen relación alguna con la cabalá

 Jerusalén y su profundo significado