Crisis

Oportunidad y habilidades para revelar la fuerza superior

Deben haber desacuerdos. Pues, así tenemos oportunidad de esforzarnos precisamente en el lugar del conflicto, por encima de las diferencias, no destruirlas, como se intenta matar al enemigo en nuestro mundo, romperlo, sino completar el uno al otro.

Complementarse siempre se  expresa en otorgamiento mutuo, en la atracción de la cualidad del Creador entre las partes en conflicto. Entre las creaciones. Es la única forma de lograr la complementación correcta, que significa paz. 

Por eso, el Creador despierta guerras y problemas, para darnos oportunidad de corregirlas en forma de complementación mutua en la línea media, para establecer paz entre nosotros y que el Creador sea revelado entre todos. Y será el final de las guerras en el mundo. 

Mientras tanto ni guerras ni conflictos terminarán. Y tendremos que aprender mejor y mejor cómo llegar a la línea media para “crear paz arriba y traer paz a nosotros”. 

Usualmente el problema es que ninguna parte puede, en su ego, ver la causa correcta de la disputa, que es la falta de revelación del Creador. Y si sabemos que todos los conflictos están diseñados para darnos más deseo, oportunidad y habilidades para revelar la fuerza superior, actuaremos en la dirección correcta. Y surgirán nuevos conflictos, más y más, pero nos guiarán más y más correctamente, de forma más precisa hacia la revelación  del Creador.

 

Quieres saber más El que hace la paz en el mundo superior


De la lección diaria de Cabalá, “Ganar la guerra (contra la inclinación al mal)

Un código especial para hacer la paz

Todos venimos de la misma raíz, de la fuerza superior única y unificada. Incluso las disputas que surgen entre los habitantes de este mundo en todas las épocas -las que suceden hoy, las que sucedieron antes de nosotros y las que habrá después de nosotros- también vienen de la fuerza superior, porque no hay nada más. 

El Creador creó esta disputa para que revelemos todas las diferencias que hay entre nosotros, en todas las formas; en bien y mal, amargo y dulce, verdad y mentiras, luz y oscuridad. Podemos sentir y tomar en cuenta sólo las diferencias y así, determinar las conexiones y contradicciones para cubrir todos los crímenes con amor. 

Es imposible sin la disputa que es revelada entre las partes opuestas. Mientras más oposición es revelada, más grandes son las diferencias entre nuestras cualidades y más tenemos la oportunidad de entender la creación, sentirnos a nosotros mismos, y finalmente sentir al Creador, para quien, todos somos opuestos. 

Ningún choque ni desacuerdo es por casualidad, fueron creados especialmente por el Creador para que podamos sentirlo y conocerlo. Por eso la disputa es necesaria. Si no hay disputas, diferencias y sensaciones, no sentimos que existimos. 

La única diferencia entre vivo y muerto, lo que da sensación de vida, está sólo en las disputas. El Creador creó toda la creación opuesta a Él y la sensación de esta oposición, nos da la oportunidad de existir y hacerlo que sea a nuestro favor, dirigiendo el deseo de recibir hacia el otorgamiento. La combinación de esas dos formas opuestas nos permite entender la creación, a nosotros mismos y al Creador. 

Por eso, no hay elección, tenemos siempre que ir de la oscuridad a la luz y cada vez, en cada grado y en cada estado, revelar contradicciones. Exactamente al conectar partes contradictorias, alcanzamos la esencia de la creación y entendemos por qué el Creador nos creó con esas cualidades. 

Por eso, la disputa ahora eleva sus llamas en forma de una guerra. Esta guerra es especial, no es sólo una disputa corporal simple, es mucho más interna en comparación con las guerras previas. Esta es una guerra de un nuevo tipo de ideología, que el Creador quiere inculcar en la humanidad para que podamos sentir y alcanzar las formas de la naturaleza creadas por Él y eventualmente, alcanzarlo a Él. Somos como arcilla en manos del maestro y tenemos nueva mente y sensación. 

“Paz” (Shalom) viene de la palabra “perfección” (Shlemut). El mundo es el nombre del Creador, la conexión entre todas las partes en disputa, que parecería imposible acercar mutuamente, incluso un milímetro. 

Y de pronto vemos que hay un código especial, un método para hacer la paz. Es imposible juntar las partes en conflicto de forma directa, pero en la fuerza superior todo se suma para su existencia conjunta ¡no puede ser de ninguna otra manera! La fuerza superior no podrá revelarse entre nosotros de ninguna otra manera que dentro de la disputa. 

Es necesario llegar a la paz (a la perfección) a partir de la disputa. Una cosa es imposible sin la otra, todo comienza con la confrontación, reconociendo las disputas.

 

Descubre Una raiz, una fuerza para todos



De la lección diaria de Cabalá ,  “Ganar la guerra (contra la inclinación al mal)” 

Paz es equilibrio entre dos fuerzas

Pregunta: ¿Por qué todas las historias bíblicas de la Torá dan tanto énfasis en la guerra? Siempre hay algún conflicto en curso en la Torá

Respuesta: Porque la guerra es un estado natural del mundo, formado por fuerzas opuestas. 

Llevar a esas fuerzas a cierto tipo de equilibrio, a cierto tipo de interacción más o menos correcta, para que podamos beneficiarnos porque son opuestas y al mismo tiempo trabajan juntas para algún propósito único -eso es paz. 

Pregunta: Pero, por otra parte, está escrito que toda la Torá es la ley del amor ¡¿Dónde está el amor ahí? 

Respuesta: La Torá nos explica cómo podemos intentar sostener ambas fuerzas, de manera que funcionen para un solo propósito. Así habrá paz. 

En otras palabras, la Torá es la instrucción para equilibrar esas dos fuerzas de la naturaleza dentro del hombre y dirigirlas correctamente para que haya paz en el mundo. 

“Ejército” en Hebreo “Tzava”, “Tze” (salida) y “Bo” (entrada), es decir salidas alternas del hombre, de estar bajo el control del egoísmo y entradas en él. 

Lo mismo sucede en todos los niveles. Lo único que hacemos es sentir que, una fuerza o la otra influye en nosotros e intentar maniobrar entre ellas.

 

Conoce más  acerca de La Torá es la intrucción para lograr  amor


De Kabtv “Estados espirituales” 

Es peor que Armagedón

Pregunta: Igor pregunta: “¿Es Armagedón, la guerra de Gog y Magog, lo que está sucediendo ahora?”

Respuesta: En general, sucede todo el tiempo. Pero no hay tal estado para que lo sintamos dentro de nosotros, de modo que veamos lo que es, para qué es, en nombre de qué, etc. Así que, decimos que no pasa aún y que será en el futuro. 

Pero en principio, se trata de una conciencia del estado en que nos encontramos y del estado al que es deseable llegar, el estado al que finalmente llegamos. 

Hoy, no podemos imaginar el estado corregido futuro. Es peor que Armagedón. Así que, debemos ser dirigidos hacia este estado, con educación contínua y revelar todo nuestro interior. 

 

Descubre  El futuro de la educación

 

Pregunta: ¿Guerras, odio? 

Respuesta: Odio y guerra, hay muchas formas de explicarle a la gente quién es y por qué aún necesita pasar por estados negativos. Sólo así, empezaremos a apreciar el estado de verdad, amor. 

Pregunta: Dígame, por favor, ¿estaremos agradecidos por las terribles condiciones por las que hemos pasado? 

Respuesta: Nos aferramos a ellas, porque, si desaparecen, los estados justos y provechosos desaparecerán. Nada de lo que está hecho, pasa desapercibido. Debemos absorberlo por completo. 

Pregunta: ¿Quiere decir que agradeceremos incluso todo esto? 

Respuesta: Así está dicho: El hombre debe bendecir, tanto el bien como el mal.


De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 

¿Por qué necesitamos miles de millones de habitantes en el planeta?

Pregunta: Hoy, las innovaciones tecnológicas y los descubrimientos, permiten que la mayoría de las cosas que hace la gente, se hagan con ayuda de máquinas. Constantemente, robots y sistemas automatizados están reemplazando el trabajo humano. 

Coches sin conductor y drones entregando comida y medicina, ya no sorprenden a nadie. En muchos países, esto ya está siendo probado. Pero esto libera del trabajo a mucha gente ¿qué debemos hacer con ella?

Respuesta: El número de gente liberada del trabajo, debe ser muy grande, para hacer más fácil la conversión de nuestro egoísmo en su opuesto, el altruismo, la cualidad de otorgamiento y buena conexión. Al final, será dividido entre el número de portadores de ego. Y así, es relativamente pequeño, en cada uno. 

Si tuviéramos la fuerza para resistir nuestra naturaleza, por supuesto que podríamos ser como Adam y Eva. No necesitaríamos estar divididos entre ocho mil millones de partes.  

Dado que somos muy débiles, pero aún debemos convertir nuestro ego en una buena conexión entre nosotros, Para cambiar nuestra actitud hacia el mundo, es decir, prácticamente cambiar el mundo, necesitamos este gran número de personas.

 

De Kabtv “Mundo virtual” 

La guerra entre el Creador y las criaturas

No es necesario preocuparnos por reconciliar una disputa ni por resolver todos los temas en conflicto. No hay que ser como niños, que intentan, sin éxito, acomodar un cubo dentro de un hueco circular, sin darse cuenta que nunca se acomodará uno en el otro. 

No se nos da la disputa, para acabar con ella, como intentamos hacerlo en este mundo. Es imposible y por eso, llegamos a las guerras. Al final, no es posible probar al otro que tienes la razón y conciliarse. Las disputas se nos dan desde arriba y somos incapaces de resolver esa contradicción superior, en cualquiera de las formas, al nivel de nuestro mundo.

Sólo es necesario que entendamos que los conflictos, nos muestran nuestra condición y que estamos equivocados es nuestro enfoque hacia ellos.

 

Te puede interesar ¿Quién es el Creador para que escuche Su voz?

 

El mundo se concluye entre el Creador y las criaturas; es decir, por encima de la disputa, donde el nombre del Creador, el bueno que hace el bien, se revela. Resulta que no estamos en guerra unos con otros, sino con el Creador. Y la paz reina cuando todos reducen la intención egoísta de su gran deseo de recibir y un sólo deseo reina en el mundo —el deseo de otorgar. 

Y toda la bondad y el placer se revela en el mundo. 

 

Descubre Comprendiendo la armonía suprema

 

De la clase diaria de Cabalá, “Ganando la guerra (contra la inclinación al mal)”.

Revalorización de nuestra vida

¿Por qué la pregunta sobre el sentido de la vida surge en el hombre, precisamente en el momento en que parece haberlo logrado todo? Porque ya no tiene metas; todos los puntos de referencia se pierden y nuestro mundo no puede dárselos. Nosotros estamos diseñados específicamente, de tal manera que comenzamos a elevarnos desde el nivel de nuestro mundo a la siguiente dimensión.

 

Descubre ¿Qué es el mundo en que vivimos?

 

Pero el hombre no lo ve. Ve que este es nuestro tiempo, esta es nuestra generación, estos 50 a 100 años son un período histórico muy corto. Siempre buscamos logros, dinero, poder, fama, notoriedad y no pensamos que éramos mortales. Las metas en la vida eclipsaron el resultado cero final para nosotros: “No importa. Lo principal es que hoy puedo jugar”.

Y ahora llegamos a la conclusión de que es imposible jugar durante esta vida. ¡Yo no puedo! Como el prisionero que se sienta en la celda, se le sirve buena comida y escucha que le preparan la horca en el patio.

¿Qué puede hacer él? Sólo beber de la desesperanza, ¿puede divertirse si escucha constantemente este golpe? Tan pronto como esté la horca, será ahorcado.

En tal estado, cuando el estado final de nuestra existencia se manifiesta claramente ante nosotros, no entendemos para qué vivimos.

Cuando nos enfrentamos a la pregunta del sentido de la vida, más que a la vida misma, se reevalúan los valores y el resultado es muy importante para nosotros. Aquí la humanidad llega a tal estado: si esta vida termina, ella misma es inútil.

 

Te puede interesar  El objetivo de la vida es alcanzar el nivel más alto de existencia

 

De Kabtv «Close-up. En resumen”

¿Es difícil lograr la paz?

Se debe entender que todas las disputas surgen en nosotros, no para silenciarlas, sino para fortalecer nuestra unidad, a pesar de todas las diferencias. El conflicto no se resuelve eliminando nuestras diferencias, sino al sobreponernos a ellas. 

Es mucho más fácil que la forma en que intentamos resolver los conflictos en nuestro mundo. Pensamos que es necesario eliminar la contradicción y por consiguiente, queremos derrotar al enemigo y probarle que estamos en lo correcto y él está equivocado; y él, por su parte, intenta probar lo opuesto.

Pero, ¡así, nunca llegaremos a la paz! El método de Cabalá, utiliza exactamente el enfoque opuesto, donde nos damos cuenta de la razón de nuestra disputa y no forzamos al otro a aceptar nuestra opinión. Queremos alcanzar conexión por encima de estas diferencias, de modo que el amor cubre todos los crímenes. 

 

Te puede interesar Atraer el bien para cubrir con amor todos los crímenes

 

Los crímenes y disputas seguirán e incrementaremos nuestro amor y unidad cada vez más. Como resultado, el desacuerdo se revelará en medida completa, por encima de él, la unidad total será descubierta y ambos existirán simultáneamente: un deseo más fuerte con una contradicción más grande y la pantalla. Y así, habrá total revelación del Creador. Este es el método de Cabalá. 

¡No funcionará de otra forma! Si queremos detener las guerras, entonces debemos entender que no hay otra solución, sólo el reforzamiento mutuo por encima de los desacuerdos. 

 

Descubre El Superior puede llevarnos a la perfección y a la paz aquí, entre nosotros.

 

De la lección diaria de Cabalá, “Ganando la guerra (contra la inclinación al mal”). 

¿Cuándo llegará la paz entre hermanos?

De Ivan Ivanov: “Michael Laitman, por favor comente acerca del estado en que la paz llegará entre los hermanos”. 

Mi respuesta: ¡Cuando sientan que son hermanos! Este estado no existe hoy, porque hay un enorme egoísmo individual entre ellos. 

Más aún, este egoísmo no es el mismo; uno es por una cosa y el otro a causa de algo más. Y no se unen ni siquiera en su egoísmo. Por lo tanto, están equivocados. 

Es decir, no hay una guerra real. El odio no se manifiesta realmente. De alguna manera, aquí y allá hay fricciones, pero inmediatamente pueden recordar que son cercanos. 

 

Conoce más sobre La historia de José nos enseña sobre el odio y el amor fraterno

 

Pregunta: ¿Y qué debe suceder para hacerlos sentir realmente como hermanos? 

Respuesta: Esas personas- ellos deben desarrollarse. 

Pregunta: ¿Llegar a ser humanos?

Respuesta: Sí. Y podrán entender para qué están aquí, quiénes son, etc. Sólo quieren una vida tranquila, pacífica. No estoy diciendo que esté mal ni que sea injusto ni siquiera algo bajo- no. Pero sugiere que necesitan desarrollarse. 

Pregunta: Y si me desarrollo hasta ser humano, ¿qué querré? 

Respuesta: Si te desarrollas hasta ser humano, querrás relaciones humanas, más elevadas y correcciones que vibrarán como conexiones en los corazones, en pensamientos, en entendimiento y en una clara penetración mutua, de manera que podamos ver, uno a través del otro y entender dónde más, no nos conectamos. 

No tenemos que ser iguales, pero tenemos que complementarnos mutuamente de manera apropiada. A través de una penetración mutua, para ver dónde puedo complementar a mi prójimo y él puede complementarme, para crear una esfera absoluta en la que revelemos al Creador- perfección, perfección a partir de opuestos que, en general, no pueden conectarse. 

 

Descubre Qué significa ser humano

 

Pregunta: ¿Es este el estado de verdadera hermandad? 

Respuesta: Sí. Eso es lo que necesitamos buscar y no correr uno tras otro con rifles. En general, más tarde será revelado para qué era todo el odio. 

De Kabtv “Noticias con Dr. Michael Laitman»

La guerra es una gran aclaración

La guerra es una gran aclaración organizada desde arriba, en todos los niveles. Pero todos se enfocan en una meta: encontrar la verdad. Es decir, reunir todas las fuerzas en oposición de ambos lados, gradualmente llevarlas más cerca unos de otros, guiarlos hacia una dirección y regresar todo a su fuente, el Creador. El principal personaje en la guerra es el Creador. 

Depende de los cabalistas hasta qué grado la guerra corporal se convertirá en una guerra espiritual de manera que el propósito de la guerra no termine a medio camino en la destrucción del mal, sino que lo lleve hasta el sometimiento de todos los deseos egoístas y los transforme en buenos. 

Ganar la guerra no es que un ego supere en poder al otro, sino en su lugar, significa que cada uno se inclina ante la fuerza superior, la fuerza de amor y otorgamiento mutuo. El final de la guerra no es la reconciliación de dos partes en disputa, sino es unir a todos los habitantes de este mundo, que al final deben  estar dirigidos hacia la adhesión  con el Creador. Esto en realidad será una verdadera victoria. 

 

Talvez te interese: La guerra externa y la guerra interna

 

 

De la Lección diaria de Cabalá, “Ganar la guerra (Contra la inclinación al mal)”