Educaciòn Integral

No al desempleo, sí al trabajo real

Pregunta: La economía moderna se basa en el despilfarro de recursos. Si nosotros empezamos a ahorrar, muchas personas quedarán desempleadas. ¿Será esto un paso adecuado hacia la meta?

Respuesta: En primer lugar, yo no creo que debamos llamar a estas personas «desempleadas». Estamos en una nueva era en la que estamos experimentando un cambio en el paradigma de la evolución. Hoy tenemos que ver lo que está pasando como un regreso o un ascenso al mundo que debe existir de esta manera de acuerdo con la naturaleza.

En este mundo sólo vivimos en los cuerpos y todo aquellas cosas que se encuentran aparte de las necesidades básicas del cuerpo deben estar dirigidas a la corrección del alma. En consecuencia, la preocupación por las necesidades corporales debería alcanzar para tener una vida normal, cómoda y no más que eso. Por supuesto, no hay necesidad de volver a las cavernas. La persona necesita un lugar para vivir, calefacción, comida, un sistema de salud, seguridad y todo lo que tiene que ver con los deseos como: comida, sexo y familia. Sin embargo, debemos entender que todo esto sólo es esencialmente la base corporal para la misión principal. El cuerpo existe para que podamos desarrollar el alma.

Nosotros nos dirigimos a todo el mundo: La línea de pobreza debe convertirse en la línea base sobre la cual debemos elevar a todos. ¿Para qué? Para que la persona se libere de la preocupación por su pan de cada día y empiece a tratar con el desarrollo del alma. Cualquier cosa que esté más allá de las necesidades ya no aplicará en nuestro mundo, sólo la corrección del alma.

Este debe ser nuestro enfoque, aunque todavía es imposible explicarlo en estas palabras. Si nos acercamos a las cosas de esta manera, no produciremos excedentes, sino que concentraremos todas las fuerzas y los recursos adicionales, que están por encima de la necesidad, en la educación integral, es decir, en el sistema de corrección. En consecuencia, pondremos la cultura, la educación y la ciencia al servicio del desarrollo del alma. Después de todo, no hay nada más por lo cual vivir en este mundo. Terminemos con el alma y este mundo desaparecerá.

Debemos entender que la tecnología que desarrollamos también nos proporciona tiempo libre para la meta principal y no para el entretenimiento y cuidado del cuerpo. Hace siglos, el hombre prehistórico cazaba durante dos o tres horas al día. Sólo más tarde, el ego creciente llevó a ciertas personas a controlar a otros y a obligarlos a trabajar todo el día.

Así es que tenemos que volver a nuestro estado natural. Por lo tanto, no debemos llamar a las personas que no trabajan en el sentido tradicional del término «desempleados». No son vagos, ellos simplemente fueron puestos en libertad, para tratar con lo fundamental, ellos están regresando a la vida normal. Ellos pueden ser empleados por algunas horas al día, y todo el resto del tiempo lo necesitan para trabajar en el campo humano, por encima del nivel bestial, en un lugar en el que la persona aprende a ser humano.

Nosotros necesitamos el estudio integral con el fin de entender cómo nos conectamos unos con otros. Así llegaremos a un estado de equilibrio con la naturaleza y nos desharemos de todos los problemas, sin importar cuales sean, ya sea en la ecología o las finanzas. Todo se calmará gracias al equilibrio.

(65844 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/9/12, «La Libertad»)

Material relacionado:

Todos necesitan una educación integral
Los alegres tormentos del nacimiento
Los altos economistas impulsan a recortar la semana laboral a un máximo de 20 horas

La justicia social es posible sólo como una gran familia

En todo el mundo hay llamados a la justicia social. Nosotros, por nuestra parte, deberíamos explicar a las personas que es imposible imponer la justicia social artificialmente. Una división estándar de recursos, como lo hacen en la seguridad social, no nos ayudará. Por ejemplo, es imposible comparar a un millonario que recibe mil dólares para su tercer hijo, con una familia pobre que recibe mil dólares para su tercer hijo. ¿Esto es justicia?

Como lo explica Baal HaSulam, la medida de la verdad no nos permite alcanzar la justicia. Si divides las cosas de forma igualitaria entre todos, no habrá igualdad. Entonces ¿Cómo podemos resolver este problema?

Para hacerlo, necesitamos ser como una familia. En la familia no hay igualdad, sino que cada uno recibe su parte ya que nosotros tratamos a cada uno con amor. Cuando yo amo a todos, yo puedo ayudar a uno a expensas del otro. Así yo opero de acuerdo al principio de garantía mutua, y entonces opero justamente. Simplemente no hay otro camino.

Gradualmente debemos convencer de esto a las personas. Después de todo, hoy en día la sociedad es más sensible que nunca a la desigualdad, incluyendo sectores que no hace mucho estuvieron lejos de aquello. En cada país hay muchas razones para la insatisfacción, y la única forma de tener éxito es educando a las personas en la unidad. De acuerdo al nivel de conexión, las personas llegarán a acuerdos sociales sobre cómo dividir los recursos, gracias a su simpatía con respecto al sufrimiento de los demás.

¿Puedes pedir para ti vivienda barata cuando otros no tienen nada que comer? Después de todo, tenemos un «pastel» común, que no es suficiente para suplir todos los pedidos. Entonces si no unimos a las personas en una familia, no alcanzaremos nada.

Entonces más tarde seremos capaces de explicar que el mal actual es en realidad para algo mejor: Este nos capacita para corregirnos y avanzar hacia el bien. Después de todo, gracias a la cooperación mutua cambiaremos y empezaremos a compartir los recursos de la misma manera en la que se hace en la familia. Entonces no necesitaremos ir al gobierno, el cual de todas maneras no nos ayudará con migajas imaginarias. Solamente hay una solución: la unidad de las personas.

(66713 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/17/12, «El Estudio de las Diez Sefirot»)

Material relacionado:

Debemos crecer hasta llegar a la justicia social

Los indignados de Londres: manifestantes que conducen un tanque quieren llevar a juicio “al 1%”

¡Yo quiero justicia social!

Un incidente en la calle

Pregunta: Supongamos que soy testigo de que alguien es acosado en la calle o en el metro. ¿Qué debería hacer? ¿Cómo debería relacionar lo que está ocurriendo ante mis ojos?

Respuesta: Nosotros estamos hablando sólo del comportamiento en una sociedad integral, en grupos en los que estudiamos y practicamos la instrucción de las relaciones integrales. En la calle, sin embargo, no nos mostramos de ninguna manera. La gente aún no nos entenderá.

Todo depende de la sociedad. Supongamos que tú quieres ayudar a una anciana que se resbaló y se cayó en el hielo. Hay sociedades en las cuales las personas pueden acusarte de algo inapropiado. Incluso la anciana puede pensar que tú has decidido usarla de alguna manera para robarle o algo como eso.

Existen también sociedades en las que un número de personas se apresurarán a ayudarla enseguida. Es decir, aquello depende del sitio donde esté la persona.

Entonces tu reacción en la calle no debería ser de ninguna manera distinta a la reacción de las demás personas. Los demás lo verían muy extraño e incomprensible.

(66264 – De una «charla de educación integral», episodio # 5, 12/13/11)

Material relacionado:

Los israelíes están haciendo fila para ayudar a sus competidores
¿Qué hacer si usted es un “altruista”?
Conexión por encima de todas las diferencias

Culpa a la publicidad

Pregunta: Es común tomar un préstamo del banco y después sentarte y pensar, «¿Cómo lo pagare?» Pero de hecho, no hay con que pagarlo. ¿Cómo explicamos a la gente antes de que terminen en banca rota o en la cárcel, que no vale la pena hacerlo?

Respuesta: Esto requiere un cambio no solo del individuo, sino de la sociedad entera, de la industria y de la visión del mundo. Mucho depende de los medios de comunicación y del entorno que nos rodea, es decir de todo, desde el círculo más cercano al entorno general.

Los dueños de los programas de televisión anuncian productos que la gente cree que necesita comprar, la gente compra muchos de ellos y lo hace a crédito. Hoy el crédito se da a diestra y siniestra por que los mismos banqueros que hacen los préstamos, tienen interés en la compañía, y ellos terminan reclamando las posesiones de la gente para reintegrar sus deudas. Así es: una gran máquina que está montada para exprimirle a la gente sus últimos recursos.

Si pudiéramos romper este ciclo y, por medio de la legislación contra la publicidad, limpiar los medios de comunicación de toda la publicidad, prohibiendo todas las formas de publicidad, ¿Dónde estaríamos? Debería entenderse que lo que se está publicitando es perjudicial. La persona misma sabe que lo que quiere no es necesario; que lo que no es necesario, no necesita saber nada acerca de eso. Después de todo, es mejor tener unas pocas cosas indispensables que muchas dañinas.

Este es un gran problema. Espero que la crisis actual haga su trabajo. Por otra parte simplemente librara a la gente de la oportunidad de pensar que cada año debe adquirir más para incrementar el producto interno bruto y perseguir después las ganancias.

Las ganancias deberían ser internas, medidas en la comodidad interior. Ya no me sentiré cómodo si en lugar de producir hoy diez tipos de yogurt, mañana creo veinte. Esto solo agravara el problema y nadie tendrá el sentido de responsabilidad.

(66415 – De una «charla sobre educación integral», episodio # 5 del 12/13/11)

Material relacionado:

La crisis va a convertir a la publicidad en educación
La consecuencia de la protesta: El mundo de publicidad se acerca a lo básico
Quítense los lentes de la publicidad

Así será

Pregunta: ¿Qué le hace estar tan seguro de que la educación integral ayudará a que las personas se unan correctamente? Esto parece bastante irreal.

Respuesta: Yo actúo sobre la premisa de una sola cosa: la naturaleza nos forzará a ello. Y por medio de nuestros esfuerzos, queremos realizar esto antes que ocurran grandes pérdidas. Nosotros le deseamos el bien a la gente y queremos que ellos alcancen de una manera suave la meta que la naturaleza nos presenta. Tenemos que llegar a esta meta no bajo la gran presión de la naturaleza, no bajo la influencia de grandes problemas ecológicos, de una guerra mundial, y así sucesivamente, sino con pocas pérdidas o incluso sin sufrimiento. Esto depende de cuánto entendamos que no tenemos otra opción.

Yo creo en la victoria de esta idea (si se me permite usar palabras tan grandes), ya que esta proviene de la naturaleza, no de la gente. Pero en cualquier caso, la naturaleza nos obligará a hacerlo. Por lo tanto, debemos utilizar nuestra mente para suavizar las fuerzas evolutivas que nos empujan hacia adelante, y entonces llegaremos a la meta de la naturaleza con más facilidad. Después de todo, es mejor hacer un aterrizaje suave en la nueva plataforma integral de la armonía.

Espero que así sea.

(66476 – De una «charla sobre la educación integral», episodio # 4 del 12/13/11)

Material relacionado:

Educación para el nuevo mundo
Lecciones de un nuevo mundo, la naturaleza, la sociedad y el hombre
La ley de la armonía

La transición al otorgamiento como un proceso natural

Nuestra diseminación debe ser simple: Tenemos que llevar a la humanidad a una comprensión del hecho de que la economía actual está colapsando debido a razones que escapan a nuestro control, debido a circunstancias objetivas. Nadie tiene la culpa; esta etapa se implanta en la naturaleza de la sociedad humana misma, y se supone que debe nos unirnos y llevarnos a crear una nueva sociedad integral que viva de acuerdo a las leyes de la garantía mutua.

En primer lugar, nosotros empezamos a estudiar, y mientras tanto, nuestros procesos de pensamientos y enfoques cambian: de estrechos y rectos ellos se vuelven complejos. Y entonces empezamos a entender cómo crear sistemas de interacción entre las personas, socios de negocios, sistemas de gobierno, y así sucesivamente.

Pero primero que todo es el aprendizaje: una educación integral. Como Baal HaSulam escribe, hasta tres generaciones pueden requerirse antes de que la humanidad comience a construir de manera práctica una nueva sociedad. Ese es el tiempo que necesita una persona para realizar los cambios y empezar a pensar de manera diferente.

Pero hasta entonces, viviremos mediante la producción de todo lo necesario para nuestras necesidades básicas y avanzaremos poco a poco hacia una visión integral del mundo. La crisis acabará con toda la superabundancia y nos bajará al nivel de producción de los bienes de carácter vital. Esto ya es claro: El aumento del desempleo en una única economía mundial compleja se lleva poco a poco los beneficios de todos, incluyendo a aquellos de la parte superior. Yates, diamantes, y enormes cuentas bancarias, todo eso desaparecerá. Lo queramos o no, el mundo llegará a una economía diferente.

Y nosotros, a su vez, necesitamos preparar a cada persona para el próximo giro de los acontecimientos tanto como nos sea posible. Por supuesto que tenemos que estudiar la manera de construir la nueva economía, pero en general ella se construirá a sí misma. Después de todo, la economía es una réplica de la interconexión entre las personas. El sistema financiero y económico es esencialmente una copia de nuestro egoísmo. Por lo tanto, al cambiar nosotros mismos, automáticamente comenzarán a cambiar nuestras relaciones en todos los ámbitos, incluido el económico.

No necesitamos movimientos bruscos. No necesitamos acelerar la onda. No necesitamos las revoluciones o los métodos de fuerza. Todo se producirá de forma natural; es precisamente como Baal HaSulam lo escribió en «Los trabajos de la Última Generación»: «El concepto de colectivismo necesita ponerse al día y madurar en la mente humana en no menos de tres generaciones de paz y mutuo acuerdo. Así, el mundo aún tiene que probar muchas rotaciones y experimentos antes de que llegue a la fase final. Y no hay un camino más sencillo para la maduración de las ideas que el camino de la Cabalá«.

(65725 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/8/12, «La Libertad»)

Material relacionado:

Muchos problemas, una razón
La luz completará la construcción
La felicidad está en crisis

Curso sobre el manejo del hogar

Cada curso en el sistema de enseñanza integral, conlleva una tremenda carga de significado en el cambio de cada uno de nosotros como personalidad y como individuo integral dentro de la sociedad. Y de aquí surgen los cursos más pequeños y prácticos sobre el manejo del hogar. Esto implica dirigir dentro de una familia, entre esposos, con los niños, y con los padres, la crianza y manejo del hogar. Surgen aquí una gran cantidad de preguntas de naturaleza ética y moral.

Creo que todos estos cursos deben ser dirigidos por un psicólogo, con muchos ejemplos de nuestra vida: Cómo fue y cómo debe ser, cómo construir un puente para transitar desde nuestros estados pasados (doméstico, conyugal, lo relacionado con la limpieza del hogar, y la crianza de los niños) hacia los nuevos estados.

La formación de los niños y la influencia de los padres sobre sus hijos, se considera de forma separada. Nosotros no hacemos a la familia a un lado, no ejercemos ninguna presión sobre los padres, y no los distanciamos de sus hijos como se hizo durante los tiempos Soviéticos en los que los niños fueron enviados a internados, o en los Kibbutzim de Israel donde fueron tomados de sus padres y criados de forma separada. Hablando en general, ellos perseguían buenas metas, pero todo se derrumbó al forzar al individuo. Esto no debería ser de esta manera.

Bajo ninguna circunstancia destruimos la familia. Simplemente enseñamos a las personas la inclusión correcta de uno en el otro. Ellos deben surgir juntos de forma interna, conectados de tal manera que una familia llegue a ser el pilar de la sociedad integral y encarne una unidad, un pequeño sistema que pueda unirse con otros sistemas similares.

Comentario: ¿Cómo puede hacerse esto? ¿Cómo pueden juntarse?

Respuesta: Si tanto padres como hijos completan esencialmente el mismo curso, solo que cada uno según su edad y mentalidad, entonces no hay problema, ellos comienzan a cambiar voluntariamente y a discutir estos cambios en su círculo familiar. La vergüenza y los reproches no tienen lugar aquí ya que toda la sociedad está obligada a cambiar.

Ahora todos nosotros debemos jugar este juego, específicamente con el fin de ponernos bajo el tipo de influencia de la naturaleza. De lo contrario la naturaleza nos forzará a hacer esto con su desarrollo subsecuente mostrándonos nuestra condición hacia este, y experimentaremos aquello como un gran sufrimiento.

(64864 – De una «charla sobre educación integral» del 12/12/11)

El pueblo es el nuevo gobierno

Pregunta: Supongamos que hemos escrito un curso de educación integral; lo tenemos, ¿A dónde vamos con este? ¿Al gobierno?

Respuesta: Lo llevaremos al gobierno, al público y a los científicos a través de los cuales empezamos a anunciarlo. También vamos a promoverlo vía Internet y otros  canales de comunicación.

Hoy en día, el gobierno está involucrado con un sector limitado de la sociedad y del estado. Parece que permanecen a un lado, y sus funciones gradualmente se hacen estrechas. Varios programas y asociaciones económicas, sociales, educativas y de la comunidad están en el trabajo.

¿Qué funciones aún lleva a cabo el gobierno? El cuidado de la salud ya no está bajo su control, incluso el ejército es contratado. Es como el rey solitario o el parlamento que se disuelve lentamente produciendo escisiones: nuevos sistemas sociales, políticos y económicos interdependientes que no tienen nada que ver con el gobierno.

No es necesario dirigir nuestro curso por medio del gobierno, sino que este ciertamente debería ir a través del sistema de educación. Sin embargo, esta educación no es para los niños; no es una educación profesional, técnica o de universidad. Está dirigida a educar al público. Esta forma una nueva humanidad, que de lo contrario no sobrevivirá.

Hasta la fecha, hemos tenido una relación muy seria con la UNESCO, la ONU. Tenemos representantes que trabajan como asesores allí.

Tampoco creo que sea necesario hacer frente a alguien sino a la gente, especialmente a partir de le aparición del Internet. Creo que todavía subestimamos este nuevo «gobierno». La voz de Dios es la voz del pueblo. Sólo necesitamos usarla apropiadamente.

(64079 – Charla sobre la educación integral del 12/11/11)