“¿Cómo empezó el universo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo empezó el universo?” 

Todo comenzó con el deseo de otorgar. 

El deseo de otorgar es la base de la creación. En ese deseo, un deseo opuesto comienza a aparecer, el deseo de recibir, que es el principio de la creación.  

El deseo de recibir existe, para enfatizar el deseo de otorgar. 

¿Dónde se encuentra el deseo de otorgar? ¿por qué no lo sentimos? 

No podemos sólo descubrir el deseo de otorgar. Si desarrollamos un deseo de otorgar, podemos descubrir este deseo y su revelación se conoce como “la revelación del Creador” o “la revelación de la fuerza superior”. Es decir, el deseo de otorgar, es la fuerza inicial que existió en el universo; y el deseo de recibir, que es nuestra sustancia, la de la creación, es secundario.

                                        

En términos de si nuestro universo, tiene o no un punto de inicio, la sabiduría de la Cabalá establece que no hay principio, ni fin. Nuestro deseo determina el lugar.  

Literalmente, podemos viajar, hacia atrás o hacia adelante, en el eje del tiempo. En virtud de que todo lo que existe, es el deseo de otorgar y que nuestro deseo egoísta se forma dentro del deseo de otorgar, tenemos la capacidad de pensar y hacer crecer el punto del deseo de otorgar a partir de nuestro deseo egoísta. Podemos avanzar hacia la adaptación al deseo general de otorgamiento, llamado “Creador” y al final de nuestro desarrollo egoísta, es lo que descubriremos.  

Viajar así en el tiempo, es posible al cambiar nuestro deseo. Podemos cambiar nuestro deseo de recibir, para que pierda importancia y podemos incrementar la importancia del otorgamiento, por encima de la recepción. Disminuir la importancia de recibir y aumentar la importancia de otorgar, nos permite movernos en el eje del tiempo.

¿Qué es “otorgamiento”? En términos simples, es hacer el bien a los demás. Al tener la intención de beneficiar a otros, podemos acceder a la fuerza superior, es decir, la fuerza que actúa y ha actuado en nuestro mundo, incluso antes de que surgiera el deseo de recibir, en otras palabras, antes de que iniciara el eje del tiempo, tal como lo conocemos. 

Al final, sólo el deseo de otorgar quedará y llenará la realidad. Pero, hay una diferencia, entre la forma en la que funciona realmente el deseo de recibir, en su principio y su fin. La diferencia es que al final, el deseo de recibir se desarrolla completamente y se vuelve capaz de apreciar el deseo de otorgar. 

El deseo de recibir nos ayuda a aumentar la importancia del deseo de otorgar. Cuando el deseo de otorgar, se vuelve inmensamente importante para nosotros, lo atraemos y sentimos una nueva realidad, que está más allá de cualquier cosa que podamos sentir en este mundo. 

Es posible aumentar la importancia del deseo de otorgar, por encima del deseo de recibir, si actuamos desde esa apreciación, dentro de un grupo que acuerde conectarse por encima de sus diferencias y atraer el deseo de otorgar en sus relaciones. En un grupo así, ponemos en práctica nuestra conexión, hasta el punto en que atraemos la fuerza de otorgamiento, que llena el espacio entre nosotros y nos abraza. No hay fuerza más poderosa y cuando la descubrimos, nos damos cuenta que no hay otra fuerza en la vida.

Basado en el video “Cómo el amor fortalece el viaje en el tiempo”, con el cabalista Dr. Michael Laitman. Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.