Cómo llegar al amor del Creador

Rabash, Artículo 6 (1984), “Amor de amigos-2”: “Al unirse a la sociedad y anularse a uno mismo ante ella, se convierten en un cuerpo. 

Por ejemplo, si hay diez personas en ese cuerpo, tiene diez veces más poder (si están unidos) que una sola persona. Sin embargo, hay una condición: si se reúnen, cada uno debe pensar que ahora tiene que llegar al propósito de anular su amor propio. Es decir, no considerará satisfacer su deseo de recibir, sino que pensará lo más posible en el amor de otros (acerca de unirse y llevar al amigo). Es la única manera de adquirir el deseo y la necesidad de lograr una nueva cualidad, llamada “deseo de dar”. 

Y del amor a amigos puede llegar al amor al Creador, es decir querer dar contento al Creador. 

Observen cuántos colores hay en este pasaje. 

Al anularme ante el grupo, cada uno forma un grupo, un todo único. 

En un todo unido, cada uno tiene diez veces más fortaleza que la que tenía solo. 

Imagina si tuvieras diez veces más poder espiritual, cualidades de otorgamiento, que lo que tienes ahora, ya habrías saltado hacia el mundo superior. 

Sólo imagina, si me incorporo en otros y tomo de cada uno, literalmente, un grano de su deseo por la espiritualidad que el Creador plantó en ellos, y me anulo ante ellos, ya tengo esas diez partes- inmediatamente me encuentro en el mundo espiritual, me le elevo sobre mí mismo por encima de mi egoísmo. Obtuve la fortaleza; la obtuve de mis amigos. 

Por lo tanto, si este todo (grupo) está formado de diez personas, cada una tiene diez veces más fortaleza que cada uno de forma individual. 

Pero, hay una condición: Cuando se reúnen, cada uno debe pensar que llegó con el propósito de anular su amor propio. Es decir, no pensará en satisfacer su deseo de recibir, sino que pensará lo más posible en el amor de otros. Es el único modo de lograr el deseo y la necesidad de una nueva cualidad, llamada “deseo de recibir”. 

 

Descubre El lugar para revelar al Creador

 

Hay una condición: cuando se reúnen, cada uno debe pensar que llegó con el propósito de anular su amor propio (su ego). Es decir, no considerará satisfacer su deseo de recibir, sino que pensará lo más posible en el amor de otros (la posibilidad de otorgar a mi prójimo)

Esto es prácticamente la realización del amor- dar a otros. Esta es la única manera de adquirir el deseo y la necesidad de adquirir una nueva cualidad, llamado “deseo de otorgar”. 

Al incluirse en otros e intentar, de alguna manera, conectarse con ellos lo suficiente para desear darles. Adquiero una nueva cualidad, el deseo de otorgar. Y del amor al amigo, llegamos al amor al Creador. 

El Creador es la meta final común, la suma de todas nuestras relaciones mutuas. Y si quiero otorgar a todo el grupo, comienzo a sentir que mi actitud hacia ellos, es el amor por el Creador. 

 

Del Congreso internacional “Elevándonos por encima de nosotros mismos” 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.