Cómo no ser una carga para los seres queridos

Comentario: Recibió la siguiente carta:

Ayer vi uno de sus videos, en el que alguien escribió muy sinceramente que está enfermo y preocupado por su padre que quería ayudarlo. Gracias por responder a tales cartas. Decidí escribirte. Tengo la enfermedad de Alzheimer y apenas tengo 47 años. La mayoría de las personas mayores lo padecen, pero yo estoy en ese pequeño porcentaje de jóvenes, ¿qué puedes hacer?

No me quejo. Lo he visto por mucho tiempo. Entiendo que todo está en manos del Creador y sinceramente, no me importa lo que me pase. Lo único que me molesta es que no quiero ser una carga para mis seres queridos y todo está llegando a esto. Sé lo que me espera: inmovilidad y demencia. No hay cura para esta enfermedad, es decir, todo cae sobre los hombros de los seres queridos.

Mi respuesta: Desde el punto de vista médico, sólo te aconsejaría caminar mucho y escuchar y leer material científico, es decir, darle una carga al cerebro. Y además, si conoce nuestros materiales, profundiza en ellos tanto como puedas. Esto te llevará en otra dirección. Te curarás tú mismo.

Pregunta: ¿Puede dejar de ser una carga? Digamos que estudia estos materiales y no piensa en nada más.

Respuesta: Se sumergirá en nuestros materiales y si vive dentro de ellos, todo cambiará. No será una carga para otros.

Pregunta: ¿La vida fluirá en cualquier estado?

Respuesta: Ciertamente.

Pregunta: ¿Y los cercanos a él no lo sentirán como carga?

Respuesta: Sentirán que está ocupado con lo suyo, que se ha retraído en sí mismo, por así decirlo, en su ocupación, que camina mucho, piensa mucho y trabaja mucho, tanto con la cabeza como con el cuerpo. Y poco a poco, muy poco a poco, se superará de alguna manera y podrá detener el progreso de esta enfermedad.

Pregunta: Si, como lo describe, es realmente un estado de amor y apoyo mutuos, ¿puede, al menos, mantener esta chispa de amor y conexión en cualquier estado en el que se encuentre?

Respuesta: Sí. Pero su problema es diferente. Se preocupa por los demás, no por sí mismo. Todo el tiempo, lamenta—estar enfermo, ser una carga, etc. No puede hacer nada. Hay posibles razones objetivas que no podrá superar de ninguna manera y solo tendrá pensamientos de irse. Y no está bien.

Pregunta: ¿Por qué estos pensamientos y estos estados le fueron dados a desde arriba?

Respuesta: Para la corrección del alma.

Pregunta: ¿De quién? ¿Suya o de sus seres queridos?

Respuesta: Su alma y la de los demás, amigos, conocidos y parientes. Vivimos sólo para la corrección del alma, no para la corrección del cuerpo. El cuerpo vive y muere. No hay nada que hacer. Es nuestro grado animal y tenemos que pensar en el siguiente grado.

Pregunta: Si pudiéramos ver que es así, que se da para la corrección del alma, ¿cómo cambiaría nuestro enfoque?

Respuesta: Todos viviríamos con un propósito diferente, en aras de elevar el alma. Y de hecho, esta vida recibiría una dirección completamente diferente y un significado diferente. Estaríamos en un marco completamente diferente. Nos trataríamos de manera diferente; viviríamos de otra manera. Cambiaría todo.

Pregunta: ¿En qué se convertiría esa enfermedad incurable?

Respuesta: Es muy posible que simplemente entendamos que no es enfermedad, que es el final natural de la vida terrenal y del cuerpo. Vives por cierta cantidad de tiempo, para permitir que el alma se desarrolle.

Pregunta: Entonces ¿qué le sucede al hombre? ¿le da algún tipo de libertad?

Respuesta: ¡Por supuesto! En general, todo sucede de manera diferente.

Comentario: La esposa de su maestro estuvo inmóvil durante cinco años. Estaba prácticamente paralizada. Y sé que entre ellos, hubo un gran amor.

Mi respuesta: Sí.

Pregunta: ¿Cómo se sentían él y ella por lo que estaba pasando?

Respuesta: Ella no podía hacer nada ni siquiera podía hablar. Estaba totalmente paralizada. Y él la cuidó e hizo todo lo que pudo. Es increíble cuando un hombre de 85 años cuida a su esposa paralizada.

Pregunta: ¿Fue gracias a esa conexión y sólo a esa conexión?

Respuesta: Sí. Se amaron. No era sólo un hábito por 50 años de vida; verdaderamente era amor.

Pregunta: ¿Cómo se llega a ese estado? 

Respuesta: Son almas especiales.
[293334]
De KabTV “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 2/dic/21

Material relacionado:
La demencia es la plaga del siglo 21
Sobre la vida, la muerte y el alma
La vida sin enfermedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.