“¿Cuál es su opinión de la nueva serie de Netflix, el juego del Calamar? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuál es su opinión de la nueva serie de Netflix, el Juego del Calamar?»

Uno de mis estudiantes explicó que el juego del Calamar es el ejemplo básico de que la naturaleza es completamente egoísta. Es decir, unos cientos de personas que tienen serias deudas y angustia mental, son llevados a este juego, se les dan varios retos y quien pierde es asesinado. El que dirige el juego crea diferentes intrigas y conflictos entre los participantes, los pone en situaciones, donde necesitan matar a la persona que estaba con ellos hasta llegar al final. 

Esto ejemplifica nuestra naturaleza humana egoísta de manera muy directa, es decir el deseo de matar a otros para asegurar nuestra propia supervivencia. 

En breve, todos hacen todo de forma egoísta, es decir, para sobrevivir, se benefician personalmente a expensas de otros y de la naturaleza, en nuestra vida diaria, deseamos eliminar a aquellos que se interponen en nuestro camino. Mientras vivamos de acuerdo al paradigma egoísta, nos parece que si no eliminamos a la gente que creemos que amenaza nuestra supervivencia y felicidad, mañana, podría estar en ventaja ante nosotros y obstaculizar el camino a la felicidad y sensación de seguridad. 

Con ese entendimiento, podemos elevar la pregunta acerca de cómo corregir esta situación y hacer del mundo un mejor lugar. Hacerlo requiere que reconozcamos nuestra maldad: que usamos y explotamos todo en nuestro propio beneficio. 

Como resultado de esa revelación, nos volveríamos receptivos a explicaciones acerca de cómo cambiar nuestra naturaleza, de egoísta a su opuesto altruista. Al participar en una educación que guíe esta transformación de egoísmo a altruismo, podremos hacer que este cambio suceda y sentiremos un mundo diferente de apoyo, interés, amor y conexión mutuos. 

Video disponible en inglés

Basado en el video “Si el Juego del Calamar fuera real ¿Qué haría? Con el cabalista Dr. Michael Laitman y Oren Levi. Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.