El hombre en un mundo interconectado, parte 1

Atrapado en el egoísmo global

Pregunta: El gran físico Albert Einstein dijo: «El ser humano es parte del todo, le llamamos «Universo», una parte limitada en tiempo y espacio. Siente que él mismo, sus pensamientos y sentimientos están separados del resto, es como ilusión óptica de su conciencia. Este engaño es una prisión, restringe nuestros deseos personales y nuestro afecto por personas cercanas. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta prisión, ampliar nuestro círculo de compasión para abrazar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. Nadie puede lograrlo por completo, pero el intento de lograrlo, es en sí, parte de la liberación y base para la seguridad interior”, ¿estás de acuerdo con esta afirmación?

Respuesta: La declaración es buena. Pero está tan simplificada que cuando comienzas a entenderla, llegas a la conclusión de que piensas en cosas, eventos, razones y soluciones totalmente diferentes. Y resulta que todo parece estar bien, como debería, todos están de acuerdo, pero al final, llegan al punto en que corren en diferentes direcciones.

Pregunta: De hecho, hablamos del amor por los demás, de la unidad, pero vemos que empeora cada vez más.

Se habla de unidad y amor desde hace miles de años. Es la base de todas las religiones. Hoy, incluso la investigación científica se hace sobre este tema. Y aunque el hombre es pragmático, ve que la unidad puede beneficiarnos. Pero ¿dónde estamos, dónde está esa unidad, dónde está el amor por los demás?

Respuesta: Nuestro ego no nos permite someternos a otros. Si en algún momento me someto, al siguiente momento no quiero hacerlo, trato de alejarme, intento quitarme algo.

Ve los acuerdos entre países, gobiernos y dentro de los gobiernos, ¿cuántas leyes hay en cada país, para cada acto, para cada movimiento? y ¿quién monitorea su ejecución? y ¿qué podemos hacer con esas leyes?

La gente no hace más que inventar nuevas leyes, escribirlas y ponerlas en los estantes. Y luego, cuando es necesario, la sacan, usan todos los métodos para demostrar que esa ley existe y que debe activarse. De esta manera, quieren suprimir a los demás.

Entendemos estos movimientos de nuestro ego que quieren subyugar a todos. Esos egoístas se encuentran en el gobierno, con mucho orgullo tratan de reprimir a otros por los llamados métodos parlamentarios. Pero, ¿cuánto tiempo puede tolerarse eso y cuánto tiempo pueden seguir existiendo?
[266558]
De Kabtv «Era post coronavirus,» 23/abr/20

Material relacionado:
La obsesión por la reapertura de la economía nos puede salir cara
El egoísmo al servicio del mundo
El mundo está en el umbral de una nueva era de desarrollo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.