Generación de riqueza

Pregunta: La generación actual se puede llamar, generación  “Lady Gaga”. Por supuesto esta es una imagen colectiva. Aun cuando muchos saben que, en realidad, hay una cantante llamativa y popular entre los jóvenes. Los valores que transmite Lady Gaga son fama, riqueza, honor, libertad, independencia de todos y no poner atención en otros, ¿por qué es tan fácil para los padres dejar a sus hijos bajo la autoridad de esos programas? Ni siquiera saben qué ven sus hijos, mientras no estorben.  

Respuesta: Los padres prefieren dejar a sus hijos bajo el cuidado del entorno y que suceda lo que suceda. Este es nuestro ego. No queremos involucrarnos con nadie. 

Ni siquiera a nuestros hijos los sentimos cercanos, como deberíamos. El hombre llegó a tal cima del desarrollo egoísta, que no le importa, ve que el hijo está hundiéndose en malas acciones y no hace nada al respecto. 

Sabemos perfectamente lo que les sucede a los hijos después de los 12 o 14 años. Comienzan a usar drogas, participar en todo tipo de “pijamadas”, organizar todo tipo de orgías. Pero todo es alrededor del sexo, que en general es natural y alrededor de las drogas, que ya se han vuelto muy comunes. 

Como resultado, ya no se considera especial. Aquí surgen relaciones y metas completamente nuevas. Porque, para sobresalir, tienes que ser especial en tu manifestación animal. 

Y no podemos hacer nada; no tenemos a quien acudir. En nuestro desarrollo humano evolutivo, perdimos a la generación de los padres. 

Por eso los padres ya no son padres. Es imposible esperar que puedan, de alguna manera, tratar a los hijos correctamente, crear el entorno correcto a su alrededor, exigir que el estado lo haga, dado que en la cabeza del estado hay gente que también fue educada incorrectamente. 

Nuestro sistema de educación no se ocupa de formar, sino sólo de enseñar. Los niños van a la escuela, sólo para adquirir conocimiento general. Y son evaluados, sólo por su rendimiento académico. También hay una evaluación en disciplina, pero nadie la toma en cuenta. 

Lo principal es tener éxito en ciencias, para promoverse en el futuro. Pero ni las escuelas ni ninguna otra institución ni el hogar ni lo que rodea al niño -el exterior, la televisión, el internet- lo forman como Hombre. 

Desafortunadamente no podemos imponer ninguna exigencia a los niños ni siquiera a sus padres porque no están en posición de hacer nada. Lo vemos incluso en los abuelos, que, aunque lamentan lo que sucede, también son muy pasivos. Este estado perdido se ha visto, por al menos, los cincuenta o sesenta años recientes.
[291648]
De Kabtv “Close-up. Generación” 24/ago/09

Material relacionado:
Generación Z -la generación de la corrección
La era de la última generación
La generación que está revelando el misterio del Universo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.