Gritar desde un podio no ayudará

Pregunta: La gente en el siglo veinte, el mundo del pasado, vivía con base en la idea de que cada uno puede encontrar una ocupación racional y que cada país necesita desarrollarse y producir algo útil. 

Así, en varios países -Siria, Irak, Venezuela- llegaron al poder jóvenes coroneles, presidentes y padres de la nación. Construyeron fábricas y caminos, capacitaron gente para que se convirtiera en ingenieros y doctores, crearon brigadas e intentaron llegar al estándar americano o alemán e incluso el estándar soviético. 

¿Qué sucedió? ¿por qué de pronto resultó que el entretenimiento es más rentable que producir algo, que la especulación en números es más rentable que comerciar productos y que manejar el caos es más rentable que organizar equipos? El mundo antiguo entró en declive y los líderes dejaron de ser padres, ¿cómo sucedió?

Respuesta: La gente descubrió que no lo necesita en absoluto, ni el progreso ni nada más. Todo lo que se necesita es pan y circo. 

Pregunta: ¿Tan primitivos somos? 

Respuesta: ¡Es nuestra naturaleza! No es lo que llamamos primitivismo. El primitivismo es un arte elevado. 

Comentario: Pero somos la creación suprema de la naturaleza, así nos dijeron cuando éramos jóvenes. 

Mi respuesta: En tu juventud se te enseñó que eres la suprema creación de la naturaleza. Pero en realidad no querían decirte. Si tú, una persona tan prudente y sabia, quieres  vivir tu vida de forma racional, elige un empleo tranquilo, un entorno tranquilo y un pasatiempo favorito. 

Comentario: O sea, al principio la humanidad quería algo y los líderes querían ser los padres de la nación, ser los padres de su pueblo. 

Mi respuesta: Sólo querían estar a cargo. No había nada más en ellos. Su impulso no era otra cosa que el deseo de mostrarse a sí mismos de forma egoísta, ya sea para bien o para mal, que se hable de ellos, tener poder y fama. 

Pregunta: ¿Por qué desapareció? 

Respuesta: Primero, nuestro egoísmo cambió. Y segundo, encontraron que nada bueno surge de esto y que la humanidad es ingrata. No importa cuánto intentes hacerla llegar a algo, ¡no quiere absolutamente nada! 

 

Te puede interesar ¿Cuál es el significado del sufrimiento?

 

Pregunta: ¿Hacia dónde va eso ahora?

Respuesta: Hoy ninguno de los líderes se preocupan porque su país ni porque su pueblo sea más elevado, mejor, más limpio o especial.  

Comentario: Que viva bien, que viva mejor. 

Mi respuesta: Sus hijos, sí. Pero sólo sus hijos. 

Pregunta: ¿Nos volvimos mezquinos, más pequeños? 

Mi respuesta: El ego creció. Y exige más de nosotros y nosotros, por supuesto, no podemos oponernos de ninguna manera. 

Pregunta: ¿Lo que dice es que nunca llegaremos a un tiempo en el que habrá preocupación por el pueblo? ¿ni siquiera una preocupación ostentosa, no importa qué, no se hablará de eso? 

Respuesta: No, ya no puedes comprar a los pueblos. Puedes trepar a cualquier podio y gritar. Pasarán a tu lado y seguirán. Es todo; el mundo ya pasó por todo. 

Pregunta: ¿La pregunta principal, es hacia dónde vamos? ¿hacia qué líderes? ¿puede un sabio llegar a ser un líder? 

Respuesta: No, nadie ¿Qué sabio? ¿quién lo escucharía? Un sabio es fabricado por la audiencia, que apunta hacia él y dice: “¡Mira! ¡Este es un sabio!”

Pregunta: ¿Piensa que es la gente la que elige al líder?

Respuesta: ¡Por supuesto!

Pregunta: ¿Pueden hoy elegir a un líder como en el pasado? 

Respuesta: No, todo eso terminó. 

Pregunta: Ni siquiera queremos elegir un líder que cuide de nosotros, ¿correcto? 

Respuesta: No. Antes que nada, no creo en nadie, no confío en nadie. Si elijo a alguien hoy, mañana lo rechazaré. Resulta que no hay líderes y no hay sabios; somos dejados confusos, pequeños, y egoístas. Y no necesitamos nada de esto. 

Pero tampoco sabemos lo que queremos. 

Pregunta: ¿Qué sucederá? 

Respuesta: Pienso que, como es costumbre, una guerra elegirá  personas grandes. No puedo imaginar cómo se puede influir en la gente. Nadie escucha. Nadie oye. 

Pregunta: ¿Cuál es el propósito de la naturaleza? ¿cuál es el propósito de que el Creador nos ponga en esta posición? 

Respuesta: Desarrollar, en nosotros, el ego correcto, que entendamos que en realidad no tiene ningún propósito. Es muy necesario, pero no busca la meta correcta. Y hacer que nos preguntemos cómo redirigirnos. 

Pregunta: ¿Nuestro ego necesita sentirlo? ¿necesitamos sentirlo? 

Respuesta: Sí, pero no tenemos suficiente agudeza de percepción interna. Por eso no sabemos. Vamos de aquí a allá…”¡Ve el viernes de ofertas! ¡Corramos a la tienda!”

Pregunta: ¿Está diciendo que debe haber cierto tipo de dolor? 

Respuesta: Sí ¡Una tormenta! Una tormenta muy seria. 

Pregunta: ¿Está esperando una tormenta y no puede haber otro camino?

Respuesta: No. Esta tormenta no tiene que ser física. Puede ser interna, dentro de la gente, pero debe suceder. Tiene que llegar. Debe tomarnos por sorpresa. 

Pregunta: ¿Puede ser un severo vacío o algo más? 

Respuesta: La gente cae bajo su influencia y comienza a cambiar. 

Finalmente querrá un propósito. El propósito real. No ir de compras, no ocio, nada. Querrá un propósito porque entenderá que puede darle satisfacción. Detenerlo, dirigirlo y darle significado.

 

De Kabtv “Noticias con Dr. Michael Laitman” 20/dic/21 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.