La clave es la aceleración

Pregunta: Cuando ocurre alguna situación, sé que el Creador lo manda para mi bien. Conscientemente respondo en beneficio de mis amigos, pero hay una parte de mí, que se duele por esto, ¿estoy haciendo lo correcto? 

Respuesta: Debes entender que siempre te traerá dolor, para que tengas claro el lugar en el que te encuentras. El Partzuf espiritual, constantemente está en propiedades contradictorias. 

Hay un deseo egoísta en Maljut. A causa del impacto de la luz superior, desde las primeras nueve Sefirot, sobre Maljut, puede dividirse, en la parte que se relaciona con las primeras nueve Sefirot (las cualidades de otorgamiento) y en la parte que no puede atribuirr a estas cualidades. Así, queda dividido en dos partes. 

La parte que se relaciona con las cualidades de otorgamiento, es la parte corregida en Maljut; y la parte que está bajo la restricción (Tzimtzum), no tenemos derecho de utilizarla. Aunque nos gustaría hacerlo, nos resistimos, porque su uso sería en beneficio propio. Así funciona. 

 

Quieres saber Un indicador de la corrección

 

Esta contradicción siempre está en el hombre. Es lo que le da la oportunidad de medir y entender donde se encuentra, en que fase, en que estado. No podemos tener la experiencia de sólo luz o sólo oscuridad. Es la forma en que se resuelven todas las sensaciones. Tanto si es toda luz o toda oscuridad, es lo mismo. La vasija (kli), es un deseo que puede graduarse, medirse y pesarse. 

Así que, no te preocupes, sigue adelante. Para nada necesitamos pensar en los estados en que estamos. Lo más importante, es que pasemos rápidamente todos estos estados, los procesamos internamente y avanzamos de uno al otro. Es todo. Lo principal es la aceleración.  

 

Del Congreso internacional de Cabalá “Elevándonos por encima de nosotros mismos” 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.