La época del ómicron

Parece que la epidemia del coronavirus, se salió totalmente de control, con la nueva cepa ómicron. El virus anda por todo el mundo sin límite alguno. El número de personas infectadas, crece día a día, de forma exponencial y como resultado está colapsando el sistema de pruebas. Es decir, ahora, ni siquiera se puede saber cuántas personas están enfermas.  

El virus se está extendiendo como fuego. Se cree que ómicron terminará con la epidemia del coronavirus, dado que todos se enfermarán con él. 

Por otro lado, hay riesgo de que al final, debilite el sistema de salud, pues debido a la excesiva carga de trabajo, no se podrá cuidar de nada a ningún paciente.  

De modo que, al final ¿qué nos hará el ómicron? Pienso que esta calamidad llegó para que nos relajemos, para que dejemos de estar ocupados en trabajos inútiles de los que no hay necesidad, para llevarnos a pensar en cómo hacer nuestra vida más modesta, pero también más confiable. 

Resulta que la pandemia no es un golpe, sino la cura. Nos obliga a pensar en para qué vivimos, cómo tener una vida más pacífica, cómo lograr que la gente esté más equilibrada, más de cerca a la vida normal y con los pies en la tierra, en vez de correr por todo el mundo y gastar tanto tiempo en vuelos. Tomemos un descanso. 

Pienso que el coronavirus nos ha enseñado esas lecciones útiles, que nunca antes se habían visto en la historia de la humanidad. Se puede ver en las noticias, que la gente está preocupada por este serio problema y ya no habla sin sentido. Ya nadie está ansioso por viajar de un país a otro porque no saben que hacer con ellos mismos.  

Hasta hoy, carecemos de la sabiduría para organizar adecuadamente la vida en estos tiempos difíciles de la pandemia, pero esperemos que al final logre ayudarnos a ser conscientes de por qué vivimos, cómo vale la pena vivir y para qué. Haremos muchas aclaraciones gracias a este virus.  

Estas aclaraciones serán personales para todos y serán a nivel de la familia, ciudad, país, entre países y alrededor del mundo. Debemos preocuparnos por las relaciones hacia la naturaleza inerte, vegetal y animal; lo más importante, nuestras relaciones, entre la gente. Los virus llegarán una y otra vez y harán su trabajo y nos conducirán a la verdad. 

El organismo humano está lleno de virus. Espero que gracias a todos sus ataques, seamos más inteligentes, maduremos y podamos organizarnos adecuadamente. El virus nos obligará a hacerlo.
[292376]
De Kabtv “Charla con escritores”, 6/ene/22

Material relacionado:
Es mejor ser diligente que inteligente
El maravilloso atributo del balance
Aprende a vivir bajo el calor del sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.