La verdadera causa del antisemitismo

Es el punto central de lo que a los judíos se les ordenó, es lo que tienen que hacer en el mundo. Por supuesto, los judíos deben apartarse del becerro de oro. Vemos lo que les pasa en todos los países, todo lo que depende realmente de ellos —riqueza, bancos, transacciones, comercio y mucho más. Vemos que tienen éxito, porque usan su potencial mental especial y su gran fuerza de voluntad, pero sólo para ganar lo más posible.

Hoy, no sólo les daña a ellos y a las demás naciones, también a la naturaleza. Llegamos a un estado en el que la naturaleza interconectada, altruista, que ahora se revela como un todo único, ya no puede tolerar que el hombre consuma más de lo que necesita. 

Los judíos, que van a la cabeza y simplemente están devorando la naturaleza, quieren arrebatarle más y más. Esto nos revela una esencia humana totalmente desfigurada, en la que el hombre consume de la naturaleza, más de lo que necesita. La naturaleza, nuestra civilización, están cercadas, todo es global. No podemos consumir más de lo que necesitamos, de lo contrario, alteramos el equilibrio en la naturaleza y por esto, nos castiga. 

Actualmente enfrentamos grandes problemas, incluyendo los ambientales. Esto es mucho más fuerte y temible, que la bomba atómica y las armas que la humanidad ha acumulado, porque nos encontramos ante un retroceso implacable. 

Como si hubiéramos amartillado el gatillo y el culatazo fuera en dirección opuesta al de la naturaleza, hacia nosotros. Por consiguiente, es muy peligroso lo que estamos haciendo. Y en esto, los judíos, también están a la cabeza.

Además, la unidad con el enorme sistema global en el que la humanidad existe, no es sólo el consumo razonable, también la necesidad de interconexiones de apoyo mutuo, para crear una humanidad unida con base en el ideal “ama a tu prójimo como a tí mismo”. 

Sin embargo, nadie más que los judíos puede hacerlo. Hay un gen inherente en ellos, que deben utilizar para unirse con los demás y luego, el mundo entero los seguirá, pero, ¡sólo así! Si comienzan a unirse, el mundo automáticamente los seguirá. 

Después veremos una imagen muy interesante: que una nación pequeña y dividida, se sacude todos los problemas sociales, económicos y demás, en los que está inmersa y comienza a unirse. Mientras más pronto suceda, las demás naciones, como sombra, inmediatamente lo repetirán. 

Esta es la verdadera razón del antisemitismo. Las naciones del mundo sienten que su brillo, su bien, su buen futuro, depende de estos pocos judíos que viven entre todas las naciones y no hacen lo que deberían. 

Y cuando te diriges a los judíos, desafortunadamente, tampoco lo ven ni lo escuchan ni lo entienden. Incluso, te consideran más antisemita que los verdaderos antisemitas. Es donde el problema surge, lo sentimos nosotros mismos, aunque sin descanso, les seguiremos explicando cuál es su misión.
[289735]
De Kabtv “Conversación sobre antisemitismo”

Material relacionado:
Necesidad urgente de unidad – plática con Richard S. Hirschhaut
¿Por qué la unidad judía es tan importante para la humanidad? -charla con Shaul Magid
¿Por qué entre los judíos hay tanto talentos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.