Nada es creado en vano

Todos surgimos de un solo deseo que fue roto. Por eso, nadie siente plenitud ni comprensión ni deseo por el estado correcto ni por recibir placer del Creador.

Nuestro objetivo, nuestro trabajo, es combinar internamente todos los deseos en un deseo común llamado Adam (hombre) de la palabra Domeh (similar al Creador). Y seremos verdaderamente como Él. En la medida de nuestra semejanza con el Creador, nos acercaremos, sentiremos y entenderemos hasta la total unidad con Él.

Y todo es sólo con la fusión de nuestros deseos, intenciones y todo lo que tenemos en nuestro interior, en cada uno y en todos juntos. Además, tanto las propiedades y los deseos buenos o malas son necesarios para lograr la meta más elevada. Así, la meta nos obligará poco a poco a usar todas nuestras propiedades.

Nada se crea en vano, tampoco para dañar ni perjudicar. Nuestras peores y más dañinas propiedades quedan para más adelante. Y cuando tengamos la fuerza y ​​la comprensión para trabajar con ellas, comenzarán a surgir y ya sabremos cómo trabajar correctamente y los convertiremos en buenos.

Lo estudiamos en la sabiduría de la Cabalá, comenzando con hacer la restricción (Tzimtzum), luego nos corregimos y alcanzamos la propiedad de Biná (otorgamiento). Y simplemente nos elevamos por encima de nuestros deseos egoístas y no queremos usarlos. Nos separamos de ellos, nos alejamos y no queremos actuar en absoluto con nuestros deseos porque todos son egoístas.

Y cuando nos elevamos por encima y alcanzamos la propiedad de Biná (fe por encima de la razón), podemos comenzar a atraer la propiedad de recepción (Maljut) a la propiedad de Biná. Comenzamos a elevar Maljut a Biná. Y luego, en aquellas propiedades de Maljut que podemos elevar a Bina, recibiremos la luz de Jojma que viene de Keter, la luz superior, recibiendo con el fin de otorgar.

Como resultado, nuestras propiedades más egoístas, terribles y feas deben corregirse gradualmente. Es gracias a ellas que podemos sentir plenamente al Creador y estar seguros de que nada fue creado en vano y que todo tiene sentido, propósito y beneficio. Todo depende de la preparación que hagamos para su uso.

Pero lo más importante para nosotros ahora, es elevarnos al menos un poco por encima del ego, restringir su uso y salir de este círculo en el que nacimos, nos desarrollamos y estamos ahora, a partir de una conexión interna con la humanidad egoísta. Sólo es posible si nos aferramos a un grupo donde hay otros valores, propiedades, cualidades y metas.

No puedo crear la grandeza de la meta en mí por mí mismo. ¡No hay manera! Podría pensar que puedo hacerlo, pero no lo lograré en la práctica. Por eso, necesito las opiniones y el apoyo de mis amigos, porque yo, sólo soy un deseo egoísta.
[292319]
Del Congreso Internacional “Elevándonos por encima de nosotros mismos” 8/ene/22, “Extraemos la grandeza de la meta de los amigos”, lección 4

Material relacionado:
La meta de la Creación es la plenitud perfecta
Para revelar la perfecta realidad
Descubre que la realidad es perfecta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.