No hay razón en absoluto para ofenderse

Pregunta: Mucha gente escribe que toda su vida se siente ofendida por diferentes motivos. Hay personas que no pueden perdonar a sus padres por haber destruido su matrimonio. Los profesores se sienten ofendidos por los estudiantes ingratos. Los padres no perdonan a sus hijos que los abandonaron.

Según algunos psicólogos, todo cae en categorías específicas y explican tres razones principales para sentirse insultado y las implicaciones de este sentimiento. Dicen que si eres inteligente, puedes controlar este sentimiento y explican cómo puedes hacerlo, ¿cuál es su actitud ante la sensación de sentirse insultado?

Respuesta: Yo nunca me ofendo con nadie porque conozco la naturaleza humana y mientras más la conozco, más sé que no hay nada de qué ofenderse. Los cabalistas dicen que si alguien te ofende, «Ve y dile al artesano que me hizo», ve al Creador que me hizo como soy.

Pregunta: ¿Es esta una actitud seria?

Respuesta: No se trata de si es seria o no—es la verdad. ¿De dónde vienen los pensamientos, sentimientos, atributos o acciones del hombre? No hay nada suyo en él. Está totalmente encerrado en lo que la naturaleza hace con él, el Creador.

Pregunta: Este es un estado sublime. Si volvemos a una persona terrenal común, por ejemplo, padres cuyos hijos no ayudan y los abandonaron o el que traicionó a su amigo, ¿cómo se puede trabajar con emociones? Dice que si entiendes la naturaleza humana, no te ofenderás en absoluto.

Respuesta: Es verdad. Eso es lo que debes hacer y verdaderamente serás un ser humano. Estás totalmente del lado del otro.

Pregunta: ¿Del que lo hirió?

Respuesta: Del que me hirió. No me refiero sólo a que me lastimen. Creo que necesitamos alcanzar ese nivel en nuestro desarrollo, en el que comiences a comprender que todos los que te rodean son como marionetas en una cuerda y que el Creador las controla para que te corrijas en relación con ellos y puedas justificarlos y desearles lo mejor.

De Kabtv «Noticias con el Dr. Michael Laitman» 29/11/21

Material relacionado:
¿Cómo arreglar relaciones dañadas?
Cómo ser inmune a los insultos
¡Comencemos a cambiar nosotros mismos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.