“¿Por qué los juegos olímpicos se usan como escenario político?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué los juegos olímpicos se usan como escenario político?

Ya no hay necesidad de tener juegos olímpicos, porque se convirtieron en un lugar donde provocamos a la gente entre sí y países contra países. Ya no son juegos de conexión, sino que la competencia se volvió como una guerra. Esto es evidente tanto en los juegos mismos como en la política que rodea a los juegos.  

Es uno de los resultados del enorme crecimiento del ego humano en nuestra generación. El desarrollo humano se caracteriza por un constante crecimiento de los deseos y mientras más nos desarrollamos, más egoístas nos volvemos. 

Cuando el ego era pequeño, podíamos usar los juegos olímpicos para dejar de lado nuestras disputas, por un corto periodo, incluso hacer pausas temporales en las guerras e involucrarnos en una competencia deportiva pacífica. Nuestro enfoque hacia los juegos olímpicos ya no es ese, tampoco es un medio para elevar el espíritu humano, para mostrar las alturas de lo que el hombre puede lograr más allá de los límites humanos. 

Si buscamos sobreponernos a nuestras limitaciones humanas, con espíritu positivo, no importa quién gana. Nos preocupa principalmente mostrar al mundo cuán grande puede ser el hombre. 

Seríamos sabios al considerar lo grandes que realmente podemos llegar a ser -el logro humano final- y si lo hacemos, podremos disfrutar de relaciones positivas en los juegos olímpicos y en todas las áreas de la vida. 

Internamente, nuestro logro más elevado es llegar a ser como Dios. Ese es el avance final de nuestras limitaciones, ya que, llegar a ser como Dios es llegar a ser ilimitado, eterno y perfecto. Dado que Dios es la cualidad del amor y lo abarca todo, al abarcar todo en un amor y cuidado común, llegamos a ser como Dios y ese es el logro más importante que podríamos alcanzar.  

Video disponible en inglés

Basado en el video “Deporte vs, política” con el cabalista Dr. Michael Laitman y Oren Levi. Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.