¿Por qué sucede la demarcación de los judíos?

Pregunta: Jerusalén siempre ha sido considerada el corazón de Israel y del mundo en general, ¿por qué sucedió que Jerusalén hoy es el centro del odio entre el pueblo israelí? Allí estallan los hechos más negativos: el odio entre religiosos y laicos, el odio de los movimientos religiosos entre sí ¿por qué?

Respuesta: Dado que los judíos son el grupo que dejó la antigua Babilonia siguiendo a Abraham, que prefirió el desarrollo espiritual al desarrollo material, por cientos de años se desarrollaron espiritualmente, lograron volverse uno con el Creador y estar al nivel del Templo. Es decir, el hombre se vuelve uno con el Creador en su corazón y puede a sentir que existe eternamente.

Por eso, al salir de Egipto (ego), entendieron el llamado a “ser como un hombre con un corazón”, es decir, a unirse de tal modo, que superen por completo todas las diferencias egoístas y la repulsión mutua.

Lograron, no sólo acercamiento mutuo, también amor mutuo. Por eso, Rav Akiva, aunque no nació judío, fue el mayor sabio en el momento de la destrucción del Segundo Templo e instó: “No olvides que amar a tu prójimo como a ti mismo es nuestro mandamiento más importante”.

Pero, estalló el odio infundado entre sus veinticuatro mil discípulos. Cayeron del nivel espiritual y dejaron de sentir a su comunidad. Y el mundo espiritual, el Creador, puede sentirse sólo en comunidad, en un deseo integral único. Por eso, después de caer al nivel de fragmentación egoísta, dejaron de sentir al Creador, el mundo superior.

Desde entonces, el odio y la repulsión mutua, entre los judíos, es mucho mayor que entre el resto de las naciones del mundo. Aunque, desde el exterior, se percibe como ayuda mutua de los judíos entre sí, pero sólo porque hay odio de las naciones hacia los judíos, se mantienen unidos.

La ayuda mutua entre judíos se manifiesta cuando hay un problema externo común. Pero tan pronto como desaparece, vuelve el odio y el rechazo mutuos. Eso lo vemos en todas partes, especialmente aquí en Israel.

En el extranjero no se siente particularmente, porque los judíos no tienen nada que compartir; no hay un Estado, no tienen grandes puntos de contacto. Los judíos viven entre otras naciones y se diluye. Necesitan sentir que hay alguien que puede ayudarlos, simpatizar, que cuentan contigo y tú cuentas con ellos, así funciona.

En Israel donde no hay ese motivo, aparece un odio recíproco terrible, sobre todo en la parte religiosa, tanto que lleva a manifestaciones muy desagradables.

Respecto a esto, hoy, el religioso no es diferente del laico, porque no persigue el objetivo de corregirse a sí mismo. No se educa para amar a otros, ayudarlos, cuidarlos, fusionarse con los demás en un todo y fusionarse con el mundo entero.

La religión no es Cabalá, no es corrección humana. Así hizo la gente su vida habitual. Se enseña a cumplir mecánicamente los mandamientos y supuestamente, recibirán recompensa en el otro mundo. Es decir, es sólo para el ego humano.

Los creyentes seguirán como todos, sólo que en una sociedad cerrada, velada. Por eso, cuando, de repente, sucede algo, aparecen casos especiales que no se pueden ocultar. De hecho, tienen absolutamente los mismos vicios de los no religiosos de la sociedad.

Espero que todo esto nos lleve a recordar nuestro mandamiento principal “ama a tu prójimo como a ti mismo” y que seamos luz para las naciones del mundo.

Fuimos favorecidos por Dios para dar ejemplo, al unirnos entre nosotros, como en el monte Sinaí y para atraer a todo el mundo. Si lo hacemos, seremos realmente el elemento del mundo que debemos ser.
[291548]
De Kabtv “Close-up” Regreso” 19/feb/10

Material relacionado:
Jerusalén – ciudad perfecta
Todo salió de Jerusalén
El conflicto no es territorial, es espiritual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.