“Te haces responsable, para siempre, de lo que domesticas”

“Te haces responsable, para siempre, de lo que domesticas”. (Antoine de Saint-Exupery).

Mi respuesta: Es absolutamente cierto. Si domesticaste, es decir, si introdujiste algunas de tus propiedades, en una persona o incluso en un animal, eres responsable de esas propiedades tuyas, que ahora existen en él. Eres responsable.

Es decir, si le enseñas algo a una persona, procura que, como resultado de tus estudios y entrenamiento con ella, avance correctamente en la vida.

Pregunta: ¿Y si no? ¿debo tomar la culpa?

Respuesta: Es tu culpa. ¡Absolutamente! No puede ser de otra manera.

Comentario: Es decir, no se puede decir: “Yo invertí tanto en él, pero él… mira”.

Mi respuesta: Si invertiste, estás en él. Y eso es. Eres responsable.

Pregunta: En realidad, ¿Qué se debe invertir en una persona en el curso de la vida?

Respuesta: El hombre debe recibir ayuda para crear su alma.

Pregunta: ¿Qué entiende usted que es el alma?

Respuesta: La propiedad de otorgar y amar por los extraños, a los demás, a todos.

Pregunta: Realmente, ¿esa es la única tarea de un maestro?

Respuesta: Sí. No se necesita nada más.

[292472]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 29/nov/21

Material relacionado:
Cuando el maestro se vuelve deseable
Medalla de oro para el entrenador
Amar es regocijarse en el éxito de otro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.