Un grito desde el fondo del pozo

Dr. Michael LaitmanLa persona no puede salir de su ego por sí misma. Sólo el grupo puede ayudarle lanzando un salvavidas a quien quiera unírsele. El grupo es externo a la persona, así que cuando ella quiere salir de sí misma, les grita, «¡Sálvenme, he caído en un pozo profundo! ¡Tírenme una cuerda para que pueda atarla a mi alrededor y luego jalen para sacarme de aquí!»

Sólo el grupo puede ofrecerle este tipo de ayuda a la persona que necesita ayuda, al desear estar con todos. La cuerda es una invitación a conectarse con los amigos, con el amor de ellos. Si la persona trata de aferrarse a esta invitación y trata de estar en equivalencia de forma con ellos, entonces los amigos comienzan a tirar de ella hacia arriba. Ella tiene que sobreponerse a su ego cada vez más, por su parte, es decir elevarse desde el pozo hacia los amigos.

Cada vez se acumularán en la cuerda más problemas y nuevas interrupciones que le frenarán, pero ella los superará y se aferrará con más fuerza a la cuerda, subiendo por esta hasta salir del pozo.

 (102816 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de Marzo del 2013, Shamati # 36)
Material Relacionado:

En la prisión del egoísmo de uno mismo
El grupo es el arca de noe de la salvación
¿Cómo podemos construir el amor por encima del ego?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.