Y no necesitaremos jueces

Comentario: Tres personas condenadas por el mismo delito pueden recibir castigos completamente diferentes. El primero podría recibir una sentencia suspendida; el segundo, dos años de cárcel y el tercero preso por diez años. Esta es la realidad de hoy.

Un estudio encontró que es más probable que los jueces den una sentencia suspendida en la mañana o después del almuerzo. Los jueces hambrientos son más severos. En Inglaterra, cuando un equipo de fútbol local pierde el domingo, los árbitros dictan sentencias más duras el lunes.

En Francia, un análisis de seis millones de sentencias reveló que los acusados recibieron un trato más indulgente en los cumpleaños de los jueces. Incluso el clima influye en la decisión de un juez. Como resultado de una revisión de doscientas mil decisiones de los tribunales de inmigración, se encontró que en los días calurosos la probabilidad de obtener asilo político es menor, ¿quién nos juzga?

Mi respuesta: ¿Quiénes son los jueces? ¿no son humanos? Por supuesto que lo son. Si la esposa del juez le gritó en la mañana o si su auto se quedó la carretera o si e sucedió algo, naturalmente, todo funciona diferente dentro de él porque, al final, es humano.

De acuerdo a Cabalá, según la Torá, el juez es la categoría más alta del desarrollo humano. Por eso, puede ser una persona que se elevó totalmente por encima de sus propiedades y sentimientos, que puede comprender y sentir absoluta y  objetivamente al otro y juzgarlo.

Juzgar es sopesar qué, de lo que le sucedió a alguien, le llegó del Creador y qué, quizás, de sí mismo. Y de hecho, ¿qué hay de la persona en general?

De lo contrario, ¿cómo se puede juzgar a alguien, quitarle la vida, ponerlo en la balanza y decir…? Ya sabes, es como si pones un trozo de carne en la balanza en una tienda y dices: 10 años, 15 años y así.

Y la persona va a un lugar del que puede no haber salida. Y lo que le pasa allí y lo que le hacen, es totalmente incomprensible.

Pregunta: Usted habló sobre el alto estándar de un juez. Actualmente ¿se sienten los jueces, en alguna medida, responsables de dictar esas sentencias?

Respuesta: Tendrán que afrontar las consecuencias. También hay un problema, ¿hasta qué punto entienden o no entienden lo que hacen, etc.?

Pregunta: Es decir, en todo caso, sólo quien se eleva por encima de absolutamente todos los cálculos, puede llegar a ser juez y hoy es imposible, ¿no?

Respuesta: ¡Hoy es totalmente imposible! Hubo un período en el que vivimos como pueblo antiguo, en la era de los Jueces. ¡Pero esas eran personas gloriosas!

La gente que compareció ante el juez ni siquiera pensó que el juez podría, ese día, dictar una sentencia diferente al día anterior y que yo querría ir a este juez y no a ese. ¡¿Cómo es posible?! Cosas tan incomprensibles suceden en nuestro mundo y estamos de acuerdo. Entre ellos luchan por el poder, por trabajos y por posiciones.

Pregunta: ¿Cuál cree que es la solución? ¿sustituir a un juez por una máquina en la que se incrustan leyes?

Respuesta: Si. Si lo sustituyéramos todo por máquinas, sería mucho más objetivo.

Pregunta: ¿Alcanzaremos alguna vez el estado de verdaderos jueces?

Respuesta: Creo que ya seremos corregidos por el camino y comenzaremos a alejarnos de esta mezquindad en la que vivimos y ya no necesitaremos de jueces. Seremos nosotros los que nos juzguemos. Ayudémonos unos a otros. En general, levantémonos desde abajo.
[292592]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 29/nov/21

Material relacionado:
La prisión no reforma a un violador
Reeducación en tiempos antiguos
La responsabilidad del hombre de reconstruir la sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.